INSTITUTO DE ESTUDIOS BÍBLICOS SAN MATEO
Omnia  in  Gloriam  Dei  Facite
vera et una Trínitas, una et summa Deítas, sancta et una Unitas
(Difunde esta Web)


Please, link this html page
http://www.iebsm.com/ 

Evangelio San Mateo 02 02 Cronológico 03 Autores 03 Cronología 05 Doctores 07 Devocionario 09 Plan de Vida 09

ART  GALLERY
Antiguo Testamento

 
 PENTATEUCO
 GENESIS

CUADROS

 Creación del hombre Y dijo Dios: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó.
 

Gn.1,26-27


Creación de Adán y Eva
Rafael
Pinacoteca Comunale

 El Paraíso Entonces éste exclamó: "Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Ésta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada". Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen los dos una sola carne. Estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, pero no se avergonzaban uno del otro.
 

Gn.2,23-25


Adán y Eva
Tiziano
Prado


Adán y Eva
Mabuse
Museo Thyssen

 Expulsión del Paraíso Y le echó Yahveh Dios del jardín del Edén, para que labrase el suelo de donde había sido tomado. 

Gn.3,23


Expulsión Adán y Eva 
Masaccio 
Santa María del Carmine


Expulsión del paraíso
Benbenuto di Giovanni
Boston Museum

Caín y Abel  Conoció el hombre a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz a Caín y dijo: "He adquirido un varón con el favor de Yahveh". Volvió a dar a luz, y tubo a Abel su hermano. Fue Abel pastor de ovejas y Caín labrador. Pasó algún tiempo, y Caín hizo a Yahveh una oblación de los frutos del suelo. También Abel hizo una oblación de los primogénitos de su rebaño, y de la grasa de los mismos. Yahveh miró propicio a Abel y a su oblación, más no miró propicio a Caín y su oblación, por lo cual se irritó Caín en gran manera y se abatió su rostro. Yahveh dijo a Caín: "¿Por qué andas irritado, y por qué se ha abatido tu rostro? ¿No es cierto que si obras bien podrás alzarlo? Mas, si no obras bien, a la puerta está el pecado acechando como fiera que te codicia, y a quien tienes que dominar. Caín dijo a su hermano Abel: "Vamos afuera" Y cuando estaban en el campo, se lanzó Caín contra su hermano Abel y lo mató.

Gn.4,1-8


Caín y Abel
Tiziano
Sta María de la Salud


Lamentación por Abel
Philippe de Champaigne
KHM

Muerte de Adán  El día en que Dios creó a Adán, le hizo a imagen de Dios. Los creó varón y hembra, los bendijo, y los llamó "Hombre" en el día de su creación. Tenía Adán ciento treinta años cuando engendró a un hijo a su semejanza, según su imagen, a quien puso por nombre Set. Fueron los días de Adán, después de engendrar a Set ochocientos años, y engendró hijos e hijas. El total de los días de la vida de Adán fue de novecientos treinta años y murió.
 

Gn.5,1-5


Muerte de Adán
Piero de la Francesca
Basílica Arezzo

El Diluvio  Yahveh dijo a Noé: "Entra en el arca tú y toda tu casa, porque tú eres el único justo que he visto en esta generación. De todos los animales puros tomarás para ti siete parejas, el macho con su hembra, y de todos los animales que no son puros, una pareja, el macho con su hembra. Asimismo de las aves del cielo, siete parejas, machos y hembras para que sobreviva la casta sobre la faz de toda la tierra.

Gn.7,1-3


Entrada en el arca
 
Jacopo Bassano 
Prado

Noé y sus hijos  Noé se dedicó a la labranza y plantó una viña. Bebió del vino, se embriagó, y quedó desnudo en medio de su tienda. Vio Cam, padre de Canaan la desnudez de su padre, y avisó a sus dos hermanos afuera. Entonces Sem y Jafet tomaron el manto, se lo echaron al hombre los dos, y andando hacia atrás, vueltas las caras, cubrieron la desnudez de su padre sin verla.

Gn.9,20-23


Borrachera de Noé
Giovanni Bellini
Museo de Besançon

 
Torre de Babel  Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras. Al desplazarse la humanidad desde oriente, hallaron una vega en el país de Senaar, y allí se establecieron. Entonces se dijeron el uno al otro: "Ea, vamos a fabricar ladrillos y a cocerlos al fuego". Así el ladrillo les serviría de piedra y el betún de argamasa. Después dijeron: "Ea, vamos a edificar una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra".  

Gn.11,1-4


Torre de Babel
Brueghel el Viejo
Kunst.hm


Torre de Babel  
Leandro Bassano 
National Gallery

 La Teofanía de Mambré  El Señor se manifestó a Abrahán junto a la encina de Mambré, cuando estaba sentado a la puerta de la tienda en lo más caluroso del día. Abrahán alzó la vista y vio que tres hombres estaban de pie junto a él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se postró en tierra diciendo: Mi Señor, si he hallado gracia a tus ojos, no pases sin detenerte junto a tu siervo. Haré que traigan un poco de agua para que os lavéis los pies, y descansaréis bajo el árbol; entretanto, traeré un trozo de pan para que reparéis vuestras fuerzas, y luego seguiréis adelante, pues por algo habéis pasado junto a vuestro siervo. Contestaron: Sí, haz como has dicho. 
 

Gn.18,1-5


La Trinidad
A. Rublev
Gallery Tretyakov

 Expulsión de Agar e Ismael Oyó Dios la voz del chico, y el Ángel de Dios llamó a Agar desde los cielos y le dijo: "¿Qué te pasa, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del chico en donde está. ¡Arriba!, levanta al chico y tenle de la mano, porque ha de convertirle en una gran nación.  
 

Gn.21,17-18


Agar e Ismael 
Assereto Gioacchino 
National Gallery

 Sacrificio de Isaac Entonces le llamó el Ángel de Yahveh desde los cielos diciendo: "¡Abraham, Abraham!" El dijo: "Heme aquí". Dijo el ángel: "No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu único hijo". Levantó Abraham los ojos, miró y vio un carnero trabado en un zarzal por los cuernos. Fue Abraham, tomó el carnero, y lo sacrificó en holocausto en lugar de su hijo.  
 

Gn.22,11-13


Sacrificio de Isaac
Tiziano
Sta María de la Salud


El sacrificio de Isaac
Caravaggio
Princeton


Sacrificio de Isaac
Pedro de Orrente
MBA Bilbao


El sacrificio de Isaac
Rembrandt
Ermitage

 Eliécer y Rebeca Apenas había acabado de hablar, cuando he aquí que salía Rebeca, hija de Betuel, el hijo de Milka, la mujer de Najor, hermano de Abraham, con su cántaro al hombro. La joven era de muy buen ver, virgen, que no había conocido varón. Bajó a la fuente, llenó su cántaro y subió. El siervo subió a su encuentro y dijo: "Dame un poco de agua de tu cántaro". "Bebe, señor", dijo ella, y bajando enseguida el cántaro sobre su brazo, le dio de beber. 
 

Gn.24,15-18


Eliécer y Rebeca
 
Frans Francken II 
Prado


Eliécer y Rebeca
 
Nicolás Poussin 
Louvre


Eliécer y Rebeca 
B. Esteban Murillo 
Prado

Isaac en Guerar Ya llevaba largo tiempo allí, cuando aconteció que Abimélek, rey de los filisteos, atisbando por una ventana, observó que Isaac estaba solozándose  con su mujer Rebeca. Llama Abimélek a Isaac y le dice: ¡Con que es tu mujer! ¿Pues como has venido diciendo: Es mi hermana? Dícele Isaac: "Es que me dije. A ver si voy a morir por causa de ella".
 

Gn.26,8-9


Isaac Rebeca y Abimélek
Rafael
Museos Vaticanos

Sueño de Jacob Jacob salió de Betsebá y fue a Jarán. Llegando a cierto lugar, se dispuso a hacer noche allí, porque ya se había puesto el Sol. Tomó una de las piedras del lugar, se la puso por cabezal, y acostóse en aquel lugar. Y tuvo un sueño; soñó con una escalera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba los cielos, y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella.
 

Gn.28,10-12


Sueño de Jacob
Rafael
Museos Vaticanos


Sueño de Jacob
José de Ribera
Prado

Jacob encuentra a Raquel Aún estaba él hablando con ellos, cuando llegó Raquel con las ovejas de su padre, pues era pastora. En cuanto vio Jacob a Raquel, hija de Labán, el hermano de su madre, acercóse Jacob y revolvió la piedra de sobre la boca y abrevó las ovejas de Labán, el hermano de su madre. Jacob besó a Raquel y luego estalló en sollozos. Jacob anunció a Raquel que era pariente de su padre e hijo de Rebeca. Ella se echó a correr y lo anunció a su padre.
 

Gn.29,9-12


Jacob encuentra a Raquel
Rafael
Museos Vaticanos

Labán da alcance a Jacob Al tercer día recibió Labán la noticia de que Jacob se había fugado. Entonces tomó a sus hermanos consigo  y tras siete jornadas de persecución a su zaga le dio alcance en la montaña de Galaad.
 

Gn.31,22-23


Labán alcanza a Jacob
Pedro de Orrente
Prado

José vendido por sus hermanos Luego se sentaron a comer. Y levantando los ojos divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad, con camellos cargados de almáciga, sandaraca y ládano, que iban bajando hacia Egipto. Entonces dijo Judá a sus hermanos: "¿Qué aprovecha el que asesinemos a nuestro hermano y luego tapemos su sangre? Venid vamos a venderle a los ismaelitas, pero no pongamos la mano en él, porque es nuestro hermano, carne nuestra. Y sus hermanos asintieron.
 

Gn.37,25-27


José vendido por sus hermanos
 
Bacchiacca 
Galería Borghese

José y la seductora Tiempo más tarde sucedió que la mujer de su señor se fijó en José y le dijo: "Acuéstate conmigo". Pero él rehusó y dijo a la mujer de su señor: "He aquí que mi señor no me controla nada de lo que hay en su casa, y todo cuanto tiene me lo ha confiado. ¿No es él mayor que yo en esta casa? Y sin embargo, no me ha velado absolutamente nada más que a ti misma, por cuanto eres su mujer. ¿Cómo entonces voy a hacer este mal tan grande, pecando contra Dios? Ella insistía en hablar a José día tras día, pero él no accedió a acostarse y estar con ella. 
 

Gn.39,7-10


José y la esposa de Putifar
Murillo
MHK

José perdona a sus hermanos Ellos tomaron dicho regalo y el doble de plata consigo, y asimismo a Benjamín, y poniéndose en marcha bajaron a Egipto y se presentaron a José. José vio con ellos a Benjamín y dijo a su mayordomo: "Lleva a esos hombres a casa, mata algún animal y lo preparas, porque esos hombres van a comer conmigo a mediodía".
 

Gn.43,15-16


José perdona a sus hermanos
 
Bacchiacca 
National Gallery

José recibe a sus hermanos Luego les introdujo en casa de José, les dio agua y se lavaron los pies, y les dio pienso para sus asnos. Entonces ellos prepararon el regalo, mientras llegó José a mediodía, pues oyeron que iba a comer allí. 
 

Gn.43,24-25


José recibe a sus hermanos
 
Bacchiacca 
National Gallery

Jacob bendice a los hijos de José

Gn.48,1


Jacob bendice los hijos de José
 
Rembrandt  
Staatliche, Kassel

 ÉXODO

CUADROS

Nacimiento de Moisés Bajó la hija de Faraón a bañarse en el río y, mientras sus doncellas se paseaban por la orilla del río, divisó la cestilla entre los juncos, y envió una criada suya para que la cogiera. Al abrirla, vio que era un niño que lloraba. Se compadeció de él y exclamó: "Es uno de los niños hebreos". Entonces dijo la hermana a la hija de Faraón: "¿Quieres que yo vaya y llame a una nodriza de entre las hebreas para que te crié este niño?" "Vete", le contestó la hija de Faraón. Fue, pues, la joven y llamó a la madre del niño. Y la hija de Faraón le dijo: "Toma este niño y críamelo que yo te pagaré". Tomó la mujer al niño y lo crió. El niño creció, y ella lo llevó entonces a la hija del Faraón, que lo tuvo por hijo, y lo llamó Moisés, diciendo: "De las aguas lo he sacado".  
 

Ex.2,5-10


Moisés salvado de las aguas
Rafael
Museos Vaticanos


Nacimiento de Moisés 
Assereto Gioacchino 
Colección Privada

 
Circuncisión del hijo de Moisés Sucedió que en el camino, en un lugar de descanso, salió el Señor al encuentro de Moisés con intención de matarlo. Entonces Séfora tomó un cuchillo de pedernal, cortó el prepucio a su hijo y lo colocó a los pies de Moisés, diciendo: "Eres esposo de sangre para mi". Y el Señor le soltó cuando ella dijo: "Eres esposo de sangre para mí", por la circuncisión.  
 

Ex.4,24-27


Circuncisión de Eliezer
Perugino
Museos Vaticanos

La Partida Cuando el Faraón dejo marchar al pueblo, Dios no lo llevó por el camino de la región de los filisteos, aunque es el más corto; pues se dijo Dios: "No sea que el pueblo, al ver inminente la batalla, se arrepienta y se vuelva a Egipto". Hizo Dios que el pueblo diera un rodeo por el camino del desierto hacia el Mar Rojo. Los hijos de Israel salieron de Egipto bien equipados. Moisés tomó consigo los huesos de José, porque éste había hecho jurar a los hijos de Israel, diciendo: "Con toda seguridad os visitará Dios; entonces llevad con vosotros mis huesos". Partieron, pues de Sucot y acamparon en Etam, al borde del desierto. El Señor caminaba frente a ellos, de día en columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en columna de fuego para alumbrarles; así podían caminar de día y de noche.  

Ex.13,17-21


Pruebas de Moisés
Boticcelli, Sandro
Museos Vaticanos

Paso del Mar Rojo Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor, mediante un viento solano que sopló toda la noche, empujó el mar hasta que se secó, y se dividieron las aguas. los hijos de Israel entraron por medio del mar por lo seco y las aguas formaban como una muralla a derecha e izquierda. Los egipcios los persiguieron con todos los caballos del Faraón, los carros y los guerreros, entrando tras ellos hasta el medio del mar.

Ex.17,8-13


Paso del Mar Rojo
Bronzino
Palazzo Vecchio

Batalla contra Amalec Vinieron los amalecitas y atacaron a Israel en Refidim. Moisés dijo a Josué: "Elígete algunos hombres y sal mañana a combatir contra Amalec. Yo me pondré en la cima del monte, con el cayado de Dios en mi mano". Josué cumplió las ordenes de Moisés, y salió a combatir contra Amalec. Mientras tanto, Moisés Aarón y Jur subieron a la cima del monte. Y sucedió que, mientras Moisés tenía alzada las manos, prevalecía Israel; pero cuando las bajaba, prevalecía Amalec. Se le cansaron las manos a Moisés, y entonces ellos tomaron una piedra y se la pusieron debajo; él se sentó sobre ella, mientras Aarón y Jur le sostenían las manos, uno a un lado, y otro al otro. Y así resistieron sus manos hasta la puesta del sol. Josué derrotó a Amalec y a su pueblo a filo de espada.

Ex.17,8-13


Victoria del Señor
Millais
Manchester Gallery

 Las Tablas de la Ley Después de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas del Testimonio, tablas de piedra, escritas por el dedo de Dios.  
 

Ex.31,18


El Monte Sinaí
El Greco
Crete. Historical Museum


Moisés
José de Ribera
Museo de San Martino


Los Diez Mandamientos
Philippe de Champaigne
Ermitage

 Moisés rompe las Tablas Volvióse Moisés y bajó del monte con las dos tablas del Testimonio en su mano, tablas escritas por ambos lados; por una y otra cara estaban escritas. Las tablas eran obra de Dios, y la escritura, grabada sobre las mismas, era escritura de Dios. Cuando Josué oyó la voz del pueblo que gritaba, dijo a Moisés: "Gritos de guerra en el campamento". Respondió Moisés: "No son gritos de victoria, ni alarido de derrota. Cantos a coro es lo que oigo" Cuando Moisés llegó cerca del campamento y vio el becerro y las danzas, ardió de ira, arrojó de su mano las tablas y las hizo añicos al pie del monte.  
 

Ex.32,15-19


Moisés y el Becerro de Oro
Beccafumi
Catedral Pisa


Moisés rompe las Tablas 
Rembrandt 
Gemaldegalerie Berlin

 NUMEROS

CUADROS

Moisés golpea la roca Moisés y Aarón, apartándose de la asamblea, fueron a la entrada de la Tienda de la Reunión, cayeron sobre sus rostros, y se les manifestó la gloria del Señor. El Señor habló a Moisés diciendo: Toma tu vara y reúne a la comunidad, junto con Aarón, tu hermano. Hablaréis a la roca a la vista de ellos, y dará agua. Harás manar para ellos agua de la roca y darás de beber a la comunidad y a su ganado. Y sacó Moisés la vara de delante del Señor, como él lo había mandado. Moisés y Aarón reunieron a la asamblea delante de la roca y le dijeron: Escuchad, rebeldes: ¿acaso podemos hacer manar agua de esta roca para vosotros? Moisés levantó su mano y golpeó la roca con la vara dos veces, y manó agua en abundancia; y bebió la comunidad y su ganado.  
 

Nm.20,6-11


Moisés golpea la roca
Tintoretto
Scuola San Rocco

 LIBROS HISTÓRICOS
JUECES

CUADROS

 El voto de Jefté  Cuando Jefté volvió a Mispa, a su casa, he aquí que su hija salía a su encuentro bailando al son de las panderetas. Era su única hija; fuera de ella no tenía ni hijo ni hija. Al verla, rasgó sus vestiduras y gritó: "¡Ay, hija mía! ¡Me has destrozado! ¿Habías de ser tú la causa de mi desgracia? Abrí la boca ante Yahveh y no puedo volverme atrás" Ella le respondió: "Padre mío, has abierto tu boca ante Yahveh, haz conmigo lo que salió de tu boca, ya que Yahveh te ha concedido vengarte de tus enemigos los ammonitas".
 

Jc.11,34-36


La hija de Jefté
G. Bazzani
Louvre

 La ceguera de Sansón 

Jc.16,21


La ceguera de Sansón 
Rembrandt 
Stadel

1º de SAMUEL

CUADROS

 Combate de David  Metió su mano David en su zurrón, sacó de él una piedra, la lanzó con la honda e hirió al filisteo en la frente; la piedra se clavó en su frente y cayó de bruces en tierra. Y venció David al filisteo con la honda y la piedra; hirió al filisteo y la mató sin tener espada en su mano. Corrió David, se detuvo sobre el filisteo y tomando la espada de éste la sacó de su vaina, le mató y le cortó la cabeza. 
 

1S.17,49-51


David y Goliat
Tiziano
Sta María de la Salud


David y Goliat
Caravaggio
Prado


David y Goliat
Furini
Palazzo Alberti

 Visita de Jonatán a David  Se enteró David de que Saúl había salido a campaña para buscar su muerte. Estaba entonces David en el desierto de Zif, en Jorsa. Jonatán, hijo de Saúl, se levantó y fue donde David, en Jorsa, le dio ánimos en Dios, y le dijo: "No temas, porque la mano de Saúl, mi padre, no te alcanzará; tú reinarás sobre Israel y yo seré tu segundo. Hasta mi padre Saúl lo tiene sabido". Hicieron ambos una alianza ante Yahveh; David se quedó en Jorsa, y Jonatán se volvió a su casa.
 

1S.23,15-18


David y Jonatán
 
Rembrandt 
Ermitage

 2º de SAMUEL

CUADROS

 Crimen de David 

2S.11,2


Betsabé en el baño
 
Cornelis van Haarlem 
Rijksmuseum


Betsabé en el baño
 
Rembrandt
Louvre

 1º de los REYES

CUADROS

 Juicio de Salomón  Dijo el rey: "Traedme una espada". Llevaron una espada ante el rey. Dijo el rey: "Partid en dos el niño vivo y dad una mitad a una y otra a la otra". La mujer de quien era el niño vivo habló al rey, porque sus entrañas se conmovieron por su hijo, y dijo: "Por favor, mi señor, que le den el niño vivo y que no le maten". Pero la otra dijo: No será  ni para mí ni para ti; que lo partan". Respondió el rey: "Entregad a aquella el niño vivo y no lo matéis; ella es la madre". 
  

1Re.3,24-26


Juicio de Salomón
Rafael
Museos Vaticanos

 Visita de la reina de Sabá  La reina de Sabá había oído la fama de Salomón y vino a probarle por medio de enigmas. Llegó a Jerusalén con gran número de camellos que traían aromas, gran cantidad de oro y piedras preciosas; llegada que fue donde Salomón le dijo todo cuanto tenía en su corazón. Salomón resolvió todas sus preguntas. No hubo ninguna proposición oscura que el rey no le pudiese resolver. Cuando la reina de Sabá vio toda la sabiduría de Salomón y la casa que había edificado, los manjares de su mesa, las habitaciones de sus servidores, el porte de sus ministros y sus vestidos, sus coperos y los holocaustos que ofrecía en la Casa de Yahveh, se quedó sin aliento. 
  

1Re.10,1-5


Procesión de la reina de Sabá
Piero de la Francesca
Basílica Arezzo

 En camino hacia el Horeb  Ajab refirió a Jezzabel cuanto había hecho Elías y cómo había pasado a cuchillo a todos los profetas. Envió Jezzabel un mensajero a Elías diciendo: "Que los Dioses me hagan esto y me añaden esto otro si mañana a estas horas no he puesto tu alma igual que el alma de uno de ellos. Él tuvo miedo se levantó y se fue para salvar su vida. Llegó a Bersebá de Judá y dejó allí a su criado. Él caminó por el desierto una jornada de camino, y fue a sentarse bajo una retama. Se deseó la muerte y dijo: "¡Basta ya, Yahveh! ¡Toma mi vida porque no soy mejor que mis padres!". Se acostó y se durmió bajo la retama, pero un ángel le tocó y le dijo: "Levántate y come". 
  

1Re.19,1-5


El sueño de Elías
Philippe de Champaigne
M. Tessé

 TOBÍAS

CUADROS

 La Curación  Rafael iba diciendo a Tobías, mientras se acercaba al padre: "Tengo por seguro que se abrirán los ojos de tu padre. Úntale los ojos con la hiel del pez, y el remedio hará que las manchas blancas se contraigan y se le caerán como escamas de los ojos. Y así tu padre podrá mirar y ver la luz".
 

Tb.11,7-8


Tobías cura la ceguera 
Assereto Gioacchino 
Museo B.A. Marsella

 San Rafael  Entonces Rafael llevó aparte a los dos y les dijo: "Bendecid a Dios y proclamad ante todos los vivientes los bienes que os ha concedido, para bendecir y cantar su Nombre. Manifestad a todos los hombres las acciones de Dios, dignas de honra, y no seáis remisos en confesarle. 
 

Tb.12,6


Tobías y San Rafael
Perugino
National Gallery


Tobías y San Rafael
Andrea del Sarto
Kunst.hm


Tobías y San Rafael
Murillo
Museo Pushkin

Despedida de Rafael  Se turbaron ambos y cayeron sobre sus rostros. Él les dijo: "No temáis. La paz sea con vosotros. Bendecid a Dios por siempre. Si he estado con vosotros no ha sido por pura benevolencia mía hacia vosotros, sino por voluntad de Dios. A él debéis bendecir todos los días, a él debéis cantar. Os ha parecido que yo comía, pero sólo era apariencia. Y ahora bendecid al Señor sobre la tierra y confesad a Dios. Mirad yo subo al que me ha enviado. Poned por escrito todo cuanto os ha sucedido". Y se elevó.  

Tb.12,16-20


San Rafael dejando a Tobías
 
Rembrandt 
Louvre

 JUDIT

CUADROS

Judit 

Jdt.13,8


Judit
 
Hans von Aachen 
Museo Ingres

Judit y Holofernes Avanzó, después, hasta la columna del lecho, que estaba junto a la cabeza de Holofernes, tomó de allí su cimitarra, y acercándose al lecho, agarró la cabeza de Holofernes por los cabellos y dijo: "¡Dame fuerza Dios de Israel, en este momento!" Y, con todas sus fuerzas, le descargó dos golpes sobre el cuello y le cortó la cabeza.

Jdt.13,6-8


Judit con la cabeza de Holofernes
Sandro Boticelli
Cinccinati.am


Judit y Holofernes
Caravaggio
Galería Nacional Arte

 LIBROS PROFÉTICOS
ISAÍAS

CUADROS

 Título  Visión que Isaías, hijo de Amós, vio tocante a Judá y Jerusalén en tiempo de Ozías, Jotam Ajaz y Ezequías, reyes de Judá.
 

Is.1,1


El profeta Isaías
Rafael
I. San Agustín

JEREMÍAS

CUADROS

 Vocación del profeta  Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes de que nacieses te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí. Yo dije: "¡Ah Señor Yahveh! Mira que no se expresarme, que soy un muchacho". Y me dijo Yahveh: No digas: "Soy un muchacho", pues a donde quiera que yo te envíe irás y todo lo que te mande dirás.
 

Jr.1,4-7


El profeta Jeremías
Piero de la Francesca
Basílica Arezzo

LAMENTACIONES

CUADROS

 Destrucción de Jerusalén  Jerusalén recuerda sus días de miseria y vida errante, cuando a manos del adversario sucumba su pueblo, sin que nadie viniera en su ayuda. Los adversarios la miraban, riéndose de su ruina. Mucho ha pecado Jerusalén, por eso se ha hecho cosa impura. Todos lo que la honraban la desprecian, porque han visto su desnudez, y ella misma gime y se vuelve de espaldas.

Lm.1,7-8


Lamentación de Jeremías
 
Rembrandt 
Rijksmuseum

EZEQUIEL

CUADROS

Visión de los pecados de Jerusalén  Miré: había allí una forma con aspecto de hombre. Desde lo que parecían sus caderas  para abajo era de fuego, y desde sus caderas para arriba era algo moco un resplandor, como el fulgor del electro. Alargó una especie de mano y me agarró por un mechón de mi cabeza; el espíritu me elevó  entre el cielo y la tierra y me llevó a Jerusalén, en visiones divinas, a la entrada del pórtico interior que mira al norte, allí donde se alza el ídolo de los celos, que provoca los celos. 

Ez.8,2-3


Visión de Ezequiel
Rafael
Palazzo Pitti

DANIEL

CUADROS

 Festín de Baltasar 

Dn.5,5


Festín de Baltasar 
Rembrandt 
National Gallery

 Susana y los viejos  En cuanto salieron las doncellas, los dos ancianos se levantaron, fueron corriendo hacia ella, y le dijeron: "Las puertas del jardín están cerradas y nadie nos ve. Nosotros te deseamos; consiente pues, y entrégate a nosotros, Si no, daremos testimonio contra ti, diciendo que estaba contigo un joven y que por eso habías despachado a tus doncellas". Susana gritó: "¡Ay, que aprieto me estrecha por todas partes! Si hago esto, es la muerte para mí; Si no lo hago, no escaparé de vosotros.
 

Dn.13,19-22


Susana y los viejos 
Albrecht Altdorfer 
Alta Pinacoteca


Susana y los viejos
Tintoretto
Kunst


Susana y los viejos
 
Rembrandt 
Mauritshuis

 
         
 
Google Analytics 

Web en Construcción