INSTITUTO DE ESTUDIOS BÍBLICOS SAN MATEO
Omnia  in  Gloriam  Dei  Facite
vera et una Trínitas, una et summa Deítas, sancta et una Unitas
(Difunde esta Web)


Please, link this html page
http://www.iebsm.com/ 

Evangelio San Mateo 02 02 Cronológico 03 Autores 03 Cronología 05 Doctores 07 Devocionario 09 Plan de Vida 09

ART  GALLERY
Nuevo Testamento
 EVANGELIO

CUADROS

SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA
Padres de la Virgen ¡Oh castísimos esposos Joaquín y Ana! Vosotros, guardando la castidad prescrita por la ley natural, conseguisteis, por la gracia de Dios, un fruto superior a la ley natural, ya que engendrasteis para el mundo a la que fue madre de Dios sin conocer varón. Vosotros, comportándoos en vuestras relaciones humanas de un modo piadoso y santo, engendrasteis una hija superior a los ángeles, que es ahora la reina de los ángeles. ¡Oh bellísima niña, sumamente amable! ¡Oh hija de Adán y madre de Dios! ¡Bienaventuradas las entrañas y el vientre de los que saliste! ¡Bienaventurados los brazos que te llevaron, los labios que tuvieron el privilegio de besarte castamente, es decir, únicamente los de tus padres, para que siempre y en todo guardaras intacta tu virginidad! (San Juan Damasceno. Sermón 6)!

NO EVANGÉLICO


Abrazo S. Joaquín a S.Ana
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Triple Generación
Goya
Marquesa de Las Palmas

NACIMIENTO E INFANCIA DE LA VIRGEN
Natividad de la Virgen "Éste es el significado de la fiesta que hoy celebramos, ya que el nacimiento de la Madre de Dios es el exordio de todo este cúmulo de bienes, exordio que hallará su término y complemento en la unión del Verbo con la carne que le estaba destinada. El día de hoy nació la Virgen; es luego amamantada y se va desarrollando; y es preparada para ser la Madre de Dios, rey de todos los siglos. Un doble beneficio nos aporta este hecho: nos conduce a la verdad y nos libera de una manera de vivir sujeta a la esclavitud de la letra de la ley. ¿De qué modo tiene lugar esto? Por el hecho de que la sombra se retira ante la llegada de la luz, y la gracia sustituye a la letra de la ley por la libertad del espíritu. Precisamente la solemnidad de hoy representa el tránsito de un régimen al otro, en cuanto que convierte en realidad lo que no era más que símbolo y figura, sustituyendo lo antiguo por lo nuevo". (San Andrés de Creta. Sermones)

NO EVANGÉLICO


Natividad de la Virgen
Giotto
Capilla Scrovegni


Nacimiento de la Virgen
Lorenzetti
Siena. M. dell'Opera


Nacimiento de la Virgen
P. Ucello
Catedral Prato


Natividad de la Virgen
Ghirlandaio
Sta. María Novella


Nacimiento Virgen
Beccafumi
Academia Siena


Natividad de María
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Natividad de la Virgen
Juan de Borgoña
Catedral de Toledo


Nacimiento de la Virgen
Murillo
Louvre

NO EVANGÉLICO


Virgen niña
Zurbarán
Metropolitan


María niña
Zurbarán
Ermitage

NACIMIENTO DE JUAN EL BAUTISTA
Nombre de Juan Al octavo día fueron a circuncidar al niño y lo llamaban con el nombre de su padre, Zacarías. Pero su madre dijo: "No, sino que se llamará Juan". Le dijeron: "Nadie hay en tu familia que se llame así". Y preguntaron por señas al padre cómo quería que se llamara. El pidió una tablilla y escribió: "Juan es su nombre".

Lc.1,63


Nombre del Bautista 
Fra Angélico 
M. de San Marcos

     
NACIMIENTO E INFANCIA DE JESUS
Genealogía de Cristo Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: 
Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos, Judá engendró a Fares y Zará de Tamar, Fares engendró a Esrom, Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró a Booz de Rajab, Booz engendró a Obed de Rut, Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David el rey.
David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías. Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abías, Abías engendró a Asá. Asá engendró a Josafat, Josafat engendró a Joram, Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatam, Joatam engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró Amón, Amón engendró a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, al tiempo de la deportación de Babilonia.
Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliakim, Eliakim engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquim, Aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob, Jacob engendró a José el esposo de María, del cual nació Jesús, que es llamado Cristo.

Mt.1,1-16


Genealogía de Cristo
Luis de Vargas
Catedral de Sevilla

     
Casamiento Virgen La generación de Jesucristo fue así: estando desposada María su madre, con José, y antes de que conviviesen, se encontró que había concebido por obra del Espíritu Santo.

Mt.1,18


Casamiento de la Virgen
Perugino
Museo de Caen


Casamiento de la Virgen
Rafael
Pinacoteca Brera


Casamiento de la Virgen
Beccafumi
Oratorio S.Bernardino


Casamiento de la Virgen
El Greco
M. Bucarest


Desposorio de la Virgen
Philippe de Champaigne
Wallace collection


Casamiento de la Virgen
B. Esteban Murillo
Wallace collection

 Anunciación En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de parte de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret. 
 

Lc.1,26


El arcángel San Gabriel
Anónimo
G. Tretyakov


San Gabriel
Yañez de la Almedina
I. Asunción. Ayora

   
  A una virgen desposada con un varón llamado José, de la casa de David, y el nombre de la Virgen era María. Habiendo entrado donde ella estaba, le dijo: "Salve, llena de gracia, el Señor es contigo". Ella se turbó al oír estas palabras, y se preguntó qué significaría tal salutación. Y le dijo el ángel: "No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 
 

Lc.1,27-32


La Anunciación
Simone Martini
Uffizi


La Anunciación
Jan van Eyck
National Gallery of Art


La Anunciación
Fra Angelico
Prado


La Anunciación
Piero de la Francesca
Basílica Arezzo


La Anunciación
Giovanni Bellini
Galería de la Academia


La Anunciación
Gentile Bellini
Museo Thyssen


La Anunciación
C. Crivelli
National Gallery


La Anunciación
Boticelli
Uffizi


La Anunciación
Leonardo
Uffizi


La Anunciación 
B. Strigel 
Museo Thyssen


La Anunciación
Yañez de la Almedina
M. del Patriarca


La Anunciación
Tiziano
Iglesia S. Salvador


La Anunciación
Rafael
Museos Vaticanos


La Anunciación
Beccafumi
SS. Martino&Vtitorio


La Anunciación 
Barocci 
Sta.María de los Ángeles


La Anunciación 
El Greco 
Prado


La Aunciación
Caravaggio
M. Beaux-Arts Nancy


La Aunciación
Zurbarán
M. Grenoble


La Aunciación
Philippe de Champaigne
Wallace collection


La Anunciación
Rizi
Prado


La Anunciación
B. Esteban Murillo
Prado

 
 
Visitación a Isabel Por aquellos días se puso María en camino y marchó aprisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, el niño salto en su seno, e Isabel quedo llena del Espíritu Santo. Y exclamó con fuerte voz y dijo: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿De dónde a mí este bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme?   

 Lc.1,39-43


La Visitación
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


La Visitación de la Virgen
Vicente Masip
Prado


La Visitación
El Greco
Dumbarton Oaks


La Visitación de la Virgen
Philippe de Champaigne
Museo Ginebra

Sueño de San José Habiendo despertado José del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y recibió a su esposa.   

 Mt.1,24


Sueño de San José
Juan de Borgoña


Sueño de San José
Philippe de Champaigne
National Gallery

   
Natividad  Y sin que antes la conociera, dio a luz un hijo y le puso por nombre Jesús. 

Mt.1,25


Natividad 
Fra Angélico 
National Gallery of Art


Natividad
Perugino
Collegio del Cambio


Encarnación de Cristo 
Fra Bartolommeo 
Louvre


El nacimiento 
Barocci 
Prado


Natividad con S Lorenzo
Caravaggio
Iglesia San Lorenzo


Natividad
Philippe de Champaigne
Museo de Lille

     
 
Adoración Pastores Por aquellos contornos había unos pastores que pernoctaban al raso y velaban por sus rebaños. Un ángel del Señor se les apareció y la gloria del Señor los rodeó de luz, y ellos se llenaron de un gran temor. El ángel les dijo: "No temáis, mirad que os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: hoy os ha nacido un salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David. Y esto os servirá de señal: encontraréis a un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre". Al instante apareció  junto al ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo: "Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor". Cuando los ángeles se apartaron de ellos hacia el cielo, los pastores se decían unos a otros: "Vayamos a Belén y comprobemos este mensaje que acaba de suceder y que el Señor nos ha manifestado". Fueron presurosos y encontraron a María, a José y al niño reclinado en el pesebre.  

Lc.2,1-16

 
Adoración de los Pastores
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia

 
Adoración de los Pastores
 
Pieter Aertsen 
AmsterdanHM


Adoración de los Pastores
El Greco
Metropolitan


Adoración de los Pastores 
Hans von Aachen 
Bob Jones University M&G


Adoración de los Pastores
Caravaggio
M. Messina


Adoración de los Pastores
Pedro de Orrente
M. Santa Cruz


Adoración de los Pastores
Zurbarán
M. Grenoble


Adoración de los Pastores
Philippe de Champaigne
Wallace collection


Adoración de los Pastores
B. Esteban Murillo
Prado

Adoración Magos Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, unos Magos procedentes del Oriente llegaron a Jerusalén, diciendo: "¿Dónde está el rey de los Judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarle. Al oír esto el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y reuniendo a todos los príncipes de los sacerdotes y escribas del pueblo, trataba de averiguar de ellos el lugar donde nacería el Cristo. Ellos le respondieron: En Belén de Judea, pues así esta escrito por el profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, de ningún modo eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti saldrá un caudillo que regirá a mi pueblo Israel".  

Mt.2,1-6


Viaje de los Magos 
Benozzo Gozzoli
 
Palazzo Medici Riccardi


Adoración de los Magos
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


La Adoración de los Magos
Perugino
G. Nacional Umbria


La Adoración de los Magos
Jerónimo Bosch
Prado

1
La Adoración de los Magos
Quentin Massys
Metropolitan

 
Adoración de los Magos
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Adoración de los Magos
Mabuse
National Gallery


Adoración de los Magos
Rafael
Museos Vaticanos

1
La Adoración de los Magos 
Pieter Aertsen 
Rijksmuseum


Adoración de los Magos
Zurbarán
M. Grenoble


Adoración de los Magos
Philippe de Champaigne
M. Tessé


Adoración de los Magos
B. Esteban Murillo
Museum Art Toledo

    
   
Presentación en el Templo Al cumplirse los ocho días para circuncidarle, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamada el ángel antes de que fuera concebido. 

Lc.2,21


Presentación en el Templo
P. Ucello
Catedral Prato


Presentación en el Templo
Fra Carnavale
G.N. de la Marche


Circuncisión
Yañez de la Almedina
M. Estatal de Arezzo


Presentación en el Templo
Rafael
Museos Vaticanos


La circuncisión
Bissolo
Museos Vaticanos


La circuncisión 
Barocci 
Louvre


La circuncisión
Zurbarán
M. Grenoble

 
  Cumplidos los días de su purificación, según la Ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la ley del Señor: "Todo varón primogénito será consagrado al Señor", y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, según lo ordenado en la ley del Señor. 

Lc.2,22-24


Purificación Virgen
Benozzo Gozzoli
Philadelphia


Presentación en el Templo
Bergognone
Louvre


Escena en el Templo
Fra Bartolommeo 
KHM


Presentación en el Templo
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Presentación en el Templo
Tiziano
G. de la Academia


Purificación de la Virgen
Pedro de Campaña
Catedral de Sevilla


La Purificación de la Virgen
Guido Reni
Louvre


Presentación en el Templo
Philippe de Champaigne
Royal M. Belgium


Presentación en el Templo 
Rembrandt 
G. Mauritshuis

Huida a Egipto

Después de haberse marchado, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto; quédate allí hasta que te avise, porque Herodes va a buscar al niño para acabar con él". Él se levantó, tomo al niño y a su madre, de noche, y se fue a Egipto. 

Mt.2,13-14


Huida a Egipto 
Fra Angélico 
Museo de San Marcos


Descanso huida Egipto
Gerard David
Prado


Descanso huida Egipto
Gerard David
National Gallery of Art


Descanso huida Egipto 
Fra Bartolommeo 
Getty


Descanso huida Egipto
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Descanso huida Egipto
Joachim Patinir
Prado


Descanso huida a Egipto
Caravaggio
Galería Doria Pamphilj


Huida a Egipto
A. Turchi
Prado


Huida a Egipto
Philippe de Champaigne
M. Senlis


Huida a Egipto
B. Esteban Murillo
M. Budapest

Muerte de los Inocentes Entonces Herodes al ver que los Magos se habían burlado de él, se enfureció muchísimo y mandó matar a todos los niños de Belén y de sus alrededores, de dos años para abajo, según el tiempo que había averiguado de los Magos. Así se cumplió lo anunciado por el profeta Jeremías, que dice: "Una voz se oyó en Ramá, llanto y gran lamento. Es Raquel que llora a sus hijos, sin querer consolarse porque ya no existen".  

Mt.2,16-18


Masacre de los inocentes
Rubens
G. Arte Ontario

   
     
Vida en Nazaret En cuanto cumplieron todas las cosas ordenadas por la Ley del Señor, regresaron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba en él.  

Lc.2,39-40


Casa de Nazaret
Zurbarán
Museum Cleveland

   
 
   


San José y Cristo niño
El Greco
M. Santa Cruz

 
     


Virgen con el niño 
Barnaba da Modena 
Louvre


Virgen con el niño 
Fra Angélico 
Museo Thyssen


Madonna con niño
Filippo Lippi
National Gallery of Art


Madonna de Senigallia
Piero de la Francesca
G.N. de la Marche


Virgen de Melun
Jean Fouquet
Museo de Amberes


Virgen de Meadow
Giovanni Bellini
National Gallery


Virgen con el niño
Gentile Bellini
National Gallery


Madonna della Candeletta
Carlo Crivelli
Pinacoteca Brera


Virgen con el niño 
Benbenuto di Giovanni 
National Gallery


Madonna y niño
Perugino
Galería Borghese


Virgen de las Rocas 
Leonardo 
National Gallery 


Madonna del latte
Bergognone
Museo Poldi Pezzoli


Virgen con niño
Boccaccino
Metropolitan


Virgen con el niño 
Andrea di Aliogi 
National Gallery


Virgen Entronada
Quentin Massys
Staatliche


Madonna con Niño Jesús
Beccafumi
Galeria N.Arte


Virgen Gitana
Tiziano
Kunst


Virgen con el niño
Mabuse
Prado


Madonna Conestabile
Rafael
Ermitage


Virgen con el niño
Bissolo
Beecroft Art Gallery


Virgen del Socorro
Yañez de la Almedina
Iglesia Asunción. Ayora


Virgen con niño
S. Cantarini
Withfield Fine Art


Virgen del Rosario
B. Esteban Murillo
Prado

   
      
Madonnas con santos 

NO EVANGÉLICO


Virgen y diez santos 
Andrea da Firenze 
National Gallery


Madonna con Santos 
Andrea da Firenze 
Sta. María del Carmine


Virgen y niño
Benozzo Gozzoli
National Gallery


Madonnadellacintola
Benozzo Gozzoli
Pinacoteca Vaticana


Madonna con santos
Antonello da Messina
Kunst


Madonna con santos
Perugino
Uffizi


Madonna con santos
Boccaccino
Galería de la Academia


Madonna con santos
Quentin Massys
Real Museo Bellas Artes


Madonna con santos
Tiziano
Kunst


Madonna con santos
Bissolo
National Gallery


Madonna y S.Ana
Caravaggio
Galería Borghese

   
 
San Juan Bautista niño Mientras tanto, el niño crecía y se fortalecía en el espíritu. 

Lc.1,80


Virgen, niño y San Juan
 
Fra Bartolommeo 
National Gallery


Virgen con niño y S. Juan
Yañez de la Almedina
National Gallery of Art


Virgen con niño y S.Ana
Yañez de la Almedina
Prado


Virgen con niño y S. Juan
Rafael
Louvre


S.Isabel y S.Juan Bautista
Andrea del Sarto
National Gallery


Santa Isabel y la Virgen 
Bacchiacca 
Christian museum


Virgen con niño y S. Juan
Baugin
Museé de Rennes


San Juan Bautista niño
B. Esteban Murillo
Prado

 
 
 
Sagrada Familia El niño crecía y se fortalecía , llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba en él. 

Lc.2,40


Sagrada Familia
 
Fra Bartolommeo 
National Gallery


S. Familia y pastor
Tiziano
National Gallery


Sag. Familia y S.Agapito 
A.Altdorfer 
Kunst


Sagrada Familia (la perla)
 
Rafael
Prado


Madonna Canigiani
Rafael
Alta Pinacoteca


Sagrada Familia y S.Juan
Beccafumi
Museo Thyssen


Sagrada Familia
Bissolo
Dayton Art Institute


Virgen del gato 
Barocci 
National Gallery


Sagrada Familia
El Greco
M. de Santa Cruz


Sagrada Familia  
Hans von Aachen 
Ermitage


Sagrada Familia con ángeles
Baugin
National Gallery


Sagrada Familia
S. Cantarini
Prado


Sagrada Familia del pajarito
B. Esteban Murillo
Prado


Sagrada Familia
Francisco Bayeu
Prado

 
El niño Jesús en el templo Al cabo de tres días lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían estaban asombrados de su sabiduría y de sus respuestas. Al verlo se maravillaron y su madre le dijo: "Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira cómo tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscado". Y él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿Ni sabíais que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?. Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.  

Lc.2,46-50


Jesús hallado en el templo
Simone Martini
Walker Gallery


Jesús entre los doctores
Paolo Veronese
Prado


Jesús entre los doctores
Philippe de Champaigne
M. Angers

 
PROCLAMACIÓN DEL REINO DE LOS CIELOS 
Predicación de Juan Bautista Por aquellos días apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y decía: "Haced penitencia, pues el reino de los cielos está al llegar". 

 Mt.3,1-2


S.Juan Bautista meditación
Jerónimo Bosch
Lázaro Galdeano


San Juan Bautista
Tiziano
Galería de la Academia


Juan Bautista predicando
Rafael
National Gallery 


Predicación Juan Bautista  
Bacchiacca 
Szepmuveszeti Museum


Juan el Bautista
El Greco
San Francisco FAM


Juan el Bautista
Caravaggio
Catedral de Toledo


San Juan Bautista
Pedro de Orrente
M. Santa Cruz

 
 
Cristo y San Juan Bautista Entonces llegó Jesús desde Galilea al Jordán para ser bautizado por Juan. 

4


Cristo y el Bautista
B. Esteban Murillo
Art I. Chicago

     
Bautismo de Cristo Pero Juan quería impedírselo diciendo: "Soy yo quien debo ser bautizado por ti, ¿y vienes tú a mí? Jesús le respondió: "Déjame hacer ahora, pues así es como debemos nosotros cumplir toda justicia". Entonces le dejó.  

 Mt.3,12-15


Bautismo de Cristo
Andrea del Verrocchio
Uffizi


Bautismo de Cristo
Piero della Francesaca
National Gallery


Bautismo de Cristo
Giovanni Bellini
I. Santa Corona


Bautismo de Cristo
Perugino
Museos Vaticanos


Bautismo de Cristo 
Bacchiacca 
Borgo a Buggiano

 


Bautismo de Cristo
 
El Greco 
Fundación Medinaceli


Bautismo de Cristo
Murillo
Staatliche Berlin

     
Mar Tiberiades Sucedió que, estando él junto al lago de Genesaret, y reunida la muchedumbre a su alrededor para oír la palabra de Dios, vio dos barcas situadas a la orilla del lago. Los pescadores habían descendido de ellas y estaban lavando las redes. Subió entonces a una de las barcas, que era la de Simón, y le rogó que la apartase un poco de tierra. Sentado enseñaba desde la barca a las muchedumbres. 

Lc.5,1-3

 


Cristo en el Mar Tiberiades
Tintoretto
National Gallery of Art

     
Elección de los Doce
Subió al monte y llamó a los que quiso, y vinieron junto a él. Instituyó a doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar, con poder de expulsar a los demonios. Y  puso a Simón el nombre de Pedro; a Santiago el de Zebedeo y a Juan, hermano de Santiago, llamó Boanerges, que significa hijos del trueno. Y a Andrés y Felipe, a Bartolomé y Mateo, a Tomás y Santiago el de Alfeo, a Tadeo y Simón Cananeo, y a Judas el Iscariote, el que luego le entregó.

Mc.3,13-19


Vocación de Pedro y Andrés
Caravaggio
Royal Collection

   


San Pedro
Anónimo
G. Tretyakov


San Pedro
Simone Martini
Thyssen


San Pedro
Carlo Crivelli
Detroit Institute of Art


San Pedro penitente
El Greco
Bowes Museum

 


Santiago el Mayor
Simone Martini
National Gallery


Santiago el Mayor
El Greco
M. de El Greco

 


San Juan evangelista
Carlo Crivelli
Detroit Institute of Art


San Juan Evangelista
El Greco
Prado


San Juan Evangelista
Rubens
Prado

 


San Andrés
Simone Martini
Metropolitan


San Andrés
Carlo Crivelli
National Gallery


S.Andrés y S.Francisco
El Greco
Prado


Crucifixión San Andrés
Caravaggio
M Cleveland


San Andrés
Ottavio Vannini
I. San Gaetano


San Andrés
José de Ribera
Prado


Martirio de San Andrés
Juan de Roelas
BASevilla


San Andrés
Zurbarán
M. Budapest


Martirio de San Andrés
Murillo
Prado

 


San Felipe Apóstol
El Greco
M. de El Greco


Martirio de San Felipe
José de Ribera
Prado


San Felipe
Philippe de Champaigne
Louvre

 


San Bartolomé 
El Greco 
Museo del Greco

 


Santo Tomás Apóstol
El Greco
Museo del Greco

   

 


Santiago el Menor
El Greco
Museo del Greco


Martirio Santiago
Pedro de Orrente
M.B.A. Valencia

 

 


San Judas Tadeo
Simone Martini
National Gallery


San Judas Tadeo
El Greco
Museo del Greco

 

 


San Simón Cananeo
Simone Martini
National Gallery


San Simón Cananeo
El Greco
Museo del Greco

 
La vocación de Mateo Cuando Jesús  partió de allí vio a un hombre, llamado Mateo, sentado en el despacho de tributos, y le dijo: "Sígueme". Se levantó y le siguió. Y sucedió que estando a la mesa en casa de él, vinieron muchos publicanos y pecadores y se pusieron a la mesa con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, decían a sus discípulos: "¿Poe qué como vuestro maestro con publicanos y pecadores". Pero él, al oírlo, dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos". Id, pues, y aprended que significa; "Misericordia quiero y no sacrificios"; pues no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

 Mt.9,9-13


San Mateo
Eadfrith
British Lybrary


San Mateo
Anónimo
Prado


San Mateo
Anónimo
Biblioteca Estense


San Mateo
Simone Martini
National Gallery


San Mateo
G. Malesskircher
M. Thyssen


San Mateo
Reymerswaele
Thyssen


La Inspiración de San Mateo
Caravaggio
San Luis de los Franceses


La Vocación de San Mateo
Caravaggio
San Luis de los Franceses


Martirio de San Mateo
Caravaggio
S. Luis de los Franceses


San Mateo y el ángel
Guido Reni
Museos Vaticanos


San Mateo
Rubens
Prado

 


San Mateo
Frans Hals
Odessa Museum


San Mateo y el ángel
Wolffort
M.B.A. Besançon


La llamada de San Mateo
Terbrugghen
Centraal museum


San Mateo
Ribera
Kimbell Art


San Mateo
Jusepe Leonardo
Bowes Museum

 


San Mateo y el ángel
 
Rembrandt 
Ermitage


Vocación de San Mateo
J. de Pareja
Prado


San Mateo y el ángel
Simone Cantarini
National Gallery of Art


San Mateo y el ángel
Carlo Dolci
Getty Museum


San Mateo
Anónimo
I. Transfiguración

 


San Mateo
Ingres
Louvre

          
          
Martirio del Bautista En efecto, habiendo prendido Herodes a Juan, lo encadenó y lo metió en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, porque Juan le decía: "No te está permitido tenerla". Quiso matarlo, pero tuvo miedo del pueblo que lo tenía por profeta. Al llegar el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías salió a bailar en presencia de todos, y tanto gustó a Herodes, que bajo juramento prometió darlo lo que pidieses, Ella, instigada por su madre, le dijo: "Dame aquí, en esta bandeja, la cabeza de Juan el Bautista. El rey se entristeció, pero a causa del juramento y de los convidados ordenó que se la dieran, y envió a decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron su cabeza en una bandeja y fue entregada a la muchacha, que la llevó a su madre.      

 Mt.14,3-11


La Danza de Salomé
Benozzo Gozzoli
National Gallery of Art


Degollación Juan Bautista 
Juan de Flandes 
Museo Ginebra


Salomé con cabeza Juan
Tiziano
Prado


Decapitación del Bautista
Caravaggio
Catedral de San Juan


Salomé con cabeza Juan
Caravaggio
National Gallery

La pecadora arrepentida Viendo esto el fariseo que le había invitado, se decía para sí: "Si éste fuera profeta, sabría quien y qué clase de mujer es la que le toca, pues es una pecadora". Jesús le respondió: "Simón, tengo que decirte una cosa". Y él le contestó: "Maestro, di". "Un prestatario tenía dos deudores, uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. No teniendo ellos con que pagar, perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos le querrá más?" Simón respondió: "Pienso que aquel a quien más perdonó". Él le dijo: "Has juzgado bien". Y vuelto hacia la mujer dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies; ella en cambio ha bañado mis pies con sus lágrimas y los ha secado con sus cabellos... Por esto te digo que le son perdonados sus muchos pecados, porque ha amado mucho. A quien poco se le perdona poco amor muestra"... Después de esto, recorrió ciudades y aldeas predicando y anunciando el reino de Dios. Le acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, llamada Magdalena.

Lc.7,39-8,02


Conversión de la Magdalena
Caravaggio
Detroit


Cristo en casa de Simón
Paolo Veronese
Galería de la Academia


Cristo en casa de Simón
Philippe de Champaigne
M. Nantes

 Marta y María En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: "Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano." Pero el Señor le contestó: "Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán".
 

 Lc.10,38


Cristo en casa de Marta y María
Velázquez
National Gallery

Cristo bendiciendo Os aseguro que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y abrazándolos, los bendecía imponiendo las manos sobre ellos.   

 Mc.10,15-16


Cristo bendiciendo 
Fra Angélico 
National Gallery


Cristo bendiciendo
Giovanni Bellini
Louvre


Cristo bendiciendo 
Antonello da Messina 
National Gallery


Cristo bendiciendo
 
Fernando Gallego 
Prado


Cristo entre Pedro y Juan
Yañez de la Almedina
Museo Abelló


Cristo bendiciendo
Mabuse
Prado


Cristo bendiciendo 
Rafael 
Pinacoteca Tosio Martinengo

La mujer adúltera Los escribas y fariseos le llevaron una mujer sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio, le dijeron: "Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés en la Ley, nos mandó lapidar a éstas. Tú ¿qué dices?". Esto lo decían para tentarle y tener de que acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: "Aquel de vosotros que esté sin pecado, arrójele la piedra el primero".

 Ioh.8,3-8


Cristo y la adúltera
Tiziano
Kelvingrove Glasgow


La mujer adúltera 
L. Lotto 
Louvre


Cristo y la adultera
 
Pieter Aertsen 
Stadel

 
Jesús y la Samaritana En esto llegó a una ciudad de Samaría, llamada Sicar, próxima a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llega una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dice: "Dame de beber".   

Ioh.4,5-7


Cristo y la Samaritana
 
Duccio 
Museo Thyssen


Cristo y la Samaritana 
Badalocchio 
The Mint Museum


Cristo y la Samaritana
 
Guercino 
Museo Thyssen

Primado de Pedro El les dijo: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Simón Pedro dijo: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Jesús le respondio: "Bienaventurado eres Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto ates  en la tierra será atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos".

Mt.16,15-19


Cristo entrega las llaves
Perugino
Museos Vaticanos

La Transfiguración Seis días después, tomó Jesús a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y los llevó aparte a un monte elevado, y se transfiguró ante ellos. Su rostro brilló como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto se le apareció Moisés y Elías que hablaban con él.. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: "Señor, qué bien estamos aquí. Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". Todavía hablaba, cuando una nube luminosa los cubrió, y una voz desde la nube dijo: "Este es mi hijo amado en quien me he complacido, escuchadle".

Mt.17,1-6


La Transfiguración
Teofanes el Griego
G. Tretyakov


La Transfiguración
Giovanni Bellini
Museo Capodimonte


La Transfiguración
Perugino
Collegio del Cambio


La Transfiguración
Rafael Sanzio
Museos Vaticanos

El Pago del Tributo Cuando entraron en Cafarnaúm, los recaudadores del tributo se acercaron a Pedro y le dijeron: "¿No paga vuestro Maestro la dridacma?" Respondió: "Sí". Cuando entró en casa,, se adelantó Jesús y le dijo: "¿Qué te parece, Simón?. Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran tributos o impuestos? ¿De sus hijos o de los extraños? Al contestarle que de los extraños, le dijo Jesús: "Luego los hijos están exentos. Mas para no escandalizarlos, ve al mar, echa el anzuelo, y al primer pez que pique, sujétalo, ábrele la boca y encontrarás un estáter. Tómalo y se lo das por mí y por ti".

Mt.17,24-27


El Pago del Tributo
 
Masaccio
 
Santa María del Carmine


El Pago del Tributo
Tiziano
National Gallery


El Pago del Tributo
G. Bazzani
MacKenzie Gallery

Entrada de Jesús en Jerusalén Cuando se acercaban a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al monte de los Olivos, Jesús envió dos de sus discípulos, y les dijo: entrad en la aldea y luego que entréis en ella, hallareis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado; desatadlo y traedlo. Y si alguien os dijere: ¿Por qué hacéis eso? decir que el Señor lo necesita, y que luego lo devolverá. Fueron, y hallaron el pollino atado afuera a la puerta, en el recodo del camino, y lo desataron. Y unos de los que estaban ahí les dijeron: ¿Qué hacen desatando el pollino? Ellos entonces les dijeron como Jesús había mandado; y los dejaron ir. Y trajeron el pollino a Jesús, y echaron sobre él sus mantos, y se sentó sobre él. También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían por el camino. Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas! Y entró Jesús en Jerusalén, y en el templo; y habiendo mirado alrededor todas las cosas, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce.

Mt.21,1-11


Entrada en Jerusalén
Giotto
Capilla Scrovegni


Entrada en Jerusalén
Pedro de Orrente
Ermitage

Expulsión vendedores Templo Entró Jesús en el Templo y expulsó a todos los que vendían y compraban en el Templo; volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas. Mientras les decía: Escrito está: Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la estáis haciendo una cueva de ladrones.

Mt.21,12-13


Cristo expulsa vendedores 
El Greco 
National Gallery


Cristo expulsa los vendedores 
Leandro Bassano 
Khm

El Buen Pastor Jesús les dijo de nuevo: "Os lo aseguro: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes que yo son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, se salvará, y entrará y saldrá y encontrará pastos. El ladrón sólo viene a robar, matar y destruir. Yo vine para que tengan vida y la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. El asalariado, el que no es pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo, deja las ovejas y huye - y el lobo las arrebata y las dispersa-, porque es asalariado y no le importan las ovejas. yo soy el buen pastor; conozco a las mías y las mías me conocen a mí.

Ioh.10,7-14


El Buen Pastor
Philippe de Champaigne
M. de Tours

MILAGROS
La bodas de Caná Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. Fueron invitados también a la boda Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: "No tienen vino". Jesús les respondió: ¿Qué nos va a ti y a mi, mujer?. La madre dijo a los sirvientes: "Haced lo que él os diga". Había allí seis tinajas de piedra para las purificaciones de los judíos... Jesús les dijo: "Llenad de agua las tinajas". Y las llenaron hasta el borde. Les dijo entonces: "Sacad ahora y llevad al maestresala". Así lo hicieron. En cuanto el maestresala probó el agua convertida en vino... llamó al esposo y le dijo: "Todos sirven primero el vino bueno..." Así en Caná de Galilea hizo Jesús el primero de sus milagros.

 Ioh.2,1-11


Bodas de Caná
 
Paolo Veronese 
Louvre


Bodas de Caná
 
Leandro Bassano 
Louvre


Bodas de Caná
Pedro de Orrente
Iglesia Laguardia

 
 
La tempestad calmada Subiendo después a una barca, le acompañaron sus discípulos. De pronto se agitó el mar, tanto que las obras cubrían la barca, pero él dormía. Se acercaron los discípulos y le despertaron, diciendo: "¡Señor, sálvanos, que perecemos!" Les dijo: "¿Por qué teméis, hombres de poca fe?" Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar y se produjo una gran calma. Admirados, decían aquellos hombres: !¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?" 

 Mt.8,23-27


La tormenta 
Rembrandt 
Desconocida

     
Curación de la hemorroisa En esto, una mujer, que padecía flujo de sangre desde hacía ya doce años, acercándose por detrás, le tocó el borde de su manto. Pues decía para sí: "Con que sólo toque su manto, sanaré". Volviéndose Jesús y mirándola, dijo: "Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado". Y la mujer quedó curada desde aquella hora. 

Mt.9,20-22


Curación de la hemorroisa
Paolo Veronese
KHM

     
Multiplicación de los panes Al enterarse Jesús, se alejó de allí en una barca hacia un desierto, él solo. En cuanto la gente lo supo, le siguieron a pie desde las ciudades. Al desembarcar, vio mucha gente, y compadecido de ellos, curó a sus enfermos. Al atardecer, se acercaron sus discípulos a decirle: "El lugar es desierto y la hora ya avanzada; despide a la gente para que vayan a las aldeas a comprar alimentos". Pero Jesús les dijo: "No es necesario que vayan; dadle vosotros de comer". Ellos le respondieron: "No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces". Él dijo: "Traédmelos aquí". Y después de mandar que la gente se acomodara sobre la hierba, tomó los cinco panes y los dos peces, alzó los ojos al cielo y los bendijo; partió los panes y se los dio a sus discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron los trozos sobrantes: doce cestos llenos. Los que comieron eran como unos cinco mil hombres, sin contar mujeres ni niños.

Mt.14,13-21


Multiplicación panes y peces
Pedro de Orrente
Ermitage

     
La piscina de Betesda

Ioh.5,1-16


La piscina de Betesda 
Pieter Aertsen 
Rijksmuseum

     
Curación del ciego de nacimiento Al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos: "Rabbí, ¿quién pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?" Respondió Jesús: "Ni pecó éste ni sus padres; es para que se manifestase en él las obras de Dios. Conviene que nosotros hagamos las obras de aquel que me ha enviado mientras es de día, pues viene la noche, cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo". Dicho esto escupió en tierra, hizo lodo con la saliva, y ungió con él sus ojos, y le dijo: "Anda, lávate en la piscina de Siloé", que significa Enviado. Fue entonces, se lavó y volvió con vista.     

Ioh.9,1-7


Jesús abre los ojos a un ciego
Duccio de Buoninsegna
National Gallery


Cristo Curando a un ciego
 
El Greco 
Galería Nacional Parma


Cristo curando a un ciego
Philippe de Champaigne
Timken

 
Resurrección de Lázaro Jesús, conmoviéndose de nuevo, fue al sepulcro. Era una cueva sobre la que había colocado una piedra. Dijo Jesús: "Quitad la piedra". Marta, la hermana del difunto, le dijo: "Señor, ya hiede, pues lleva cuatro días". Jesús le dijo: "¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?" Quitaron entonces la piedra. Jesús, elevando los ojos al cielo dijo: "Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Yo sabía que siempre me escuchas, pero lo he dicho por la gente que me rodea, para que crean que tu me enviaste". Y dicho esto, gritó con voz potente: "¡Lázaro, sal fuera!". Y el que estaba muerto, salió con los pies y manos atados con vendas, y su cara envuelta en un sudario. Jesús, les dijo: "Desatadlo y dejarlo ir".  

Ioh.11,38-44


Resurrección de Lázaro 
Juan de Flandes 
Prado


Resurrección de Lázaro
Caravaggio
M. Messina


Resurrección de Lázaro
Philippe de Champaigne
M. Grenoble

PARÁBOLAS
Parábola de las diez vírgenes Entonces será semejante el reino de los cielos a diez vírgenes que, tomaron sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el novio; y las que estaban preparadas entraron con él a la boda; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: "En verdad os digo que no os conozco". Vigilad, pues, porque no sabéis el día ni la hora".

Mt.25,1-13


Parábola diez vírgenes
Peter von Cornelius
Kunt Palast

     
El buen samaritano Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en mano de unos ladrones, que, después de despojarle y cubrirle de heridas, se marcharon, dejándolo apenas con vida. Bajaba por aquel camino un sacerdote que, viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, que pasaba por aquel sitio, lo vio y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de camino llegó hasta él, y al verle se lleno de compasión. Se acercó, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, lo condujo al mesón y cuidó de él. Al día siguiente, tomando dos denarios, se los dio al mesonero y le dijo: "Cuida de él y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta".

Lc.10,30-35


El buen samaritano 
Jacopo Bassano 
National Gallery

     
El hijo pródigo Un hombre tenía dos hijos. El más joven dijo a su padre: "Padre dame la parte de la herencia que me corresponde". Y les repartió la hacienda. A los pocos días el hijo menor, reuniéndolo todo, se marchó a un país lejano donde malgasto su fortuna viviendo con desenfreno. 

Lc.15,11-13


Hijo pródigo en la taberna 
Rembrandt 
Gemaldegalerie

     
Cuando lo hubo gastado todo se declaró un hambre extrema en aquella región y comenzó a pasar necesidad. Fue y se ajustó con un hombre de aquel país, que le mandó a su hacienda para guardar cerdos. Deseaba saciar su hambre con las algarrobas que comían los cerdos, pero nadir se las daba. Recapacitó y se dijo: "Cuantos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras yo aquí me muero de hambre. 

Lc.15,14-17


Hijo pródigo con los cerdos
B. Esteban Murillo
Prado

     
Se levantó y fue hacia su padre. Cuando todavía estaba lejos, lo vio su padre y lleno de compasión, corrió a su encuentro, se le echo al cuello y lo cubrió de besos. Le explicó el hijo: "Padre he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: "Sacad enseguida el mejor vestido y ponédselo; ponedle un anillo en su mano y sandalias en sus pies. 

Lc.15,20-21


Regreso del Hijo Pródigo
 
Rembrandt 
Ermitage


Regreso del Hijo Pródigo
B.Esteban Murillo
National Gallery of Art

   
El rico Epulón Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y a diario celebraba espléndidos banquetes. Mientras tanto, un pobre, llamado Lázaro, yacía a su puerta cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. y hasta los perros, acercándose, lamían sus llagas. Murió el pobre, y fue llevado por los Ángeles al seno de Abraham; murió también el rico y fue sepultado. Estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro en su seno. Y gritando, dijo: "Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que, mojando  en agua la punta de su dedo, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama... Y además de todo esto, entre vosotros y nosotros hay un gran abismo, de manera que los que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni tampoco de ahí a nosotros Y dijo: "Te ruego entonces, padre, que le envíes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos, para que les avise y no vengan también ellos a este lugar de tormento. Abraham respondió: "Tiene a Moisés y a los Profetas: que los escuchen". Pero el dijo: "No, padre Abraham, sino que si alguno de entre los muertos va a ellos, harán penitencia". Y le contestó: "Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, tampoco se convencerán aunque uno de los muertos resucite".. 

Lc.16,19-31


Rico Epulón y Lázaro 
Leandro Bassano 
Khm

     
DESPEDIDA
Despedida de la Virgen

NO EVANGÉLICO


Despedida de la Virgen
 
Lorenzo Lotto 
Gemaldegalerie Berlín


Despedida antes de la Pasión 
B. Strigel 
Gemaldegalerie Berlín


Despedida antes de la Pasión
 
Albrecht Altdorfer 
National Gallery


Despedida antes de la Pasión 
Correggio 
National Gallery

JUICIO FINAL
El Juicio Final "Cuando venga en su gloria el Hijo del Hombre, acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en el trono de su gloria. Serán congregadas ante él todas las gentes, y separará a unos de otros, como el pastor separa a las ovejas de los cabritos, y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el rey a los que estén a su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era peregrino, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; preso, y me visitasteis... ".

 Mt.25,31-46


Juicio Final
M.O.Bambino
Alta Pinacoteca

Juicio Final
Maestro F.Artés
M. Sao Paulo

Juicio Final
Stephan Lochner
Wallraf-Richartz

Juicio Final
Jerónimo Bosch
M. del Prado

Juicio Final
Miguel Ángel
M. Vaticanos


Juicio Final
Joos van Cleve
Louvre

Juicio Final
Beccafumi
Catedral Pisa


Juicio Final
Jean Cousin
Louvre


Juicio Final
Dirck Barendsz
Abadía de Farfa

Juicio Final
Rubens
Alta Pinacoteca
      
PASIÓN DEL SEÑOR
Unción en Betania Encontrándose Jesús en Betania, en la casa de Simón el leproso, se le acercó una mujer con un vaso de alabastro, con perfume de gran valor, y lo derramó sobre su cabeza mientras estaba a la mesa.

 Mt.26,6-7


Magdalena
Perugino
Palazzo Pitti


María Magdalena
Quentin Massys
M. Amberes


Santa María Magdalena
Tiziano
Palazzo Pitti


María Magdalena
Mabuse
Museo Mayer


María Magdalena 
Bacchiacca 
Palazzo Pitti

 


Magdalena penitente
El Greco
Worcester Museum


Magdalena penitente
Caravaggio
Galería Doria Pamphilj


Maria Magdalena
Philippe de Champaigne
Japón M.Nacional

   
      
Lavatorio de los pies Se levantó de la cena, se quitó el manto, y tomando una toalla, se la ciño. Después echo agua en una jofaina y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido. Llegó a Simón Pedro que le dice: "Señor, ¿me vas a lavar tú a mí los pies?". Jesús le respondió: "Lo que yo hago, tú ahora no lo entiendes, lo entenderás después". Díjole Pedro: "No me lavarás los pies jamás". Jesús le respondió: "Si no te lavo, no tendrás parte conmigo". Simón Pedro le dice: "Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza". Jesús le contesta: "Quien se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, pues todo él está limpio, y vosotros estáis limpios, aunque no todos". Pues sabía quién era el que le iba a entregar; por eso dijo: "No todos estáis limpios".

 Ioh.13,4-11


Lavatorio de pies
Tintoretto
National Gallery

 
La Última Cena Al atardecer, estaba a la mesa con los Doce. Y mientras comían, dijo: "Os lo aseguro: uno de vosotros me entregará". Muy entristecidos, comenzaron a preguntarle uno por uno: "¿Acaso, soy yo, Señor?". Pero él respondió: "El que mete conmigo la mano en el plato, ése me entregará. Ciertamente, el Hijo del hombre se va, según está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! Más le valía a ese hombre no haber nacido".

 Mt.26,20-24


La Última Cena
Perugino
Convento Franciscano Foligno


La Última Cena
Leonardo
Cenacolo


La Última Cena  
Jacopo Bassano 
Galleria Borghese


La Última Cena 
El Greco 
Pinacoteca N. Bolonia


La Última Cena
Philippe de Champaigne
Louvre

Oración y agonía en Getsamaní Entonces fue Jesús con ellos a una finca llamada Getsemaní y dijo a los discípulos: "Sentaos aquí mientras voy allá a orar" Y tomando a Pedro y a los dos hijos del Zebedeo, empezó a entristecerse y a sentir angustia. Entonces les dijo: "Mi alma está triste hasta la muerte; quedaos aquí y velad conmigo". Y adelantándose un poco , cayó rostro en tierra, mientras oraba diciendo: "Padre mío, si es posible, pase de mí este cáliz; pero no sea como yo quiero, sino como quieres Tú". Volvió junto a los discípulos y los encontró dormidos: y dice a Pedro: "¿Con qué no habéis podido velar una hora conmigo?

Mt.26,36-40


Agonía de Cristo
Giovanni Bellini
National Gallery


La oración del huerto
Andrea Mantegna
M. de Tours


La agonía del huerto
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


La Agonía del Huerto
Bergognone
National Gallery


La Oración Huerto
Perugino
Uffici


La agonía del huerto
Mabuse
Staatliche


La Oración Huerto
Correggio
National Gallery


La Oración Huerto 
A. Altdorfer 
San Florian


Agonía en el Huerto
El Greco
Toledo Museum of Art


Cristo Huerto Olivos
Philippe de Champaigne
M. Rennes


La Agonía de Cristo
G. Bazzani
G. Uffizi

Prendimiento de Jesús Todavía estaban hablando, cuando llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de una turba numerosa con espadas y palos, enviados por los príncipes de los sacerdotes y ancianos del pueblo. El que le iba a entregar les había dado esta señal: "Aquel a quien yo bese, ése es; prendedlo" Y al instante se acercó a Jesús y dijo: "¡Salve, Rabbí!", y le besó. Pero Jesús le dijo: "Amigo, ¡a lo que has venido!" Entonces se adelantaron, echaron mano a Jesús y lo prendieron.  

Mt.26,47-50


El Prendimiento
 
Fra Angélico 
Museo de San Marcos


Prendimiento de Cristo
Caravaggio
G. Nacional de Irlanda

 
La negación de San Pedro Pedro entretanto estaba fuera, sentado en el atrio. Se le acercó una criada y le dijo: "Tú estabas con Jesús el Galileo". Pero él lo negó delante de todos, diciendo: "No sé que dices".  

Mt.26,69-70


La negación de San Pedro
Caravaggio
Metropolitan

 
 La flagelación Entonces Pilato tomó a Jesús y le hizo azotar. 

Ioh.19,1


Flagelación
Piero della Francesca
Galleria Borghese


Cristo en la columna
Antonello da Messina
Louvre


Flagelación de Cristo
 
Jacopo Bassano 
N.Carolina Museum


La flagelación de Cristo
Caravaggio
M. Capodimonte

Coronación de espinas Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio y reunieron en torno a él toda la cohorte. Lo desnudaron, le echaron por encima un manto de púrpura; y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y una caña en su mano derecha.

Mt.27,27-29


La coronación de espinas
Dirk Bouts
National Gallery


La coronación de espinas
Jerónimo Bosch
National Gallery


La coronación de espinas
Tiziano
Alta Pinacoteca


La coronación de espinas
Caravaggio
Palazzo Alberti


La coronación de espinas
Antonio van Dyck
Prado


Cristo coronado de espinas
Philippe de Champaigne
Bob Jones

Burla de Jesús  Después, doblando la rodilla ante él le hacían burla diciendo: "¡Salve, rey de los judíos!" Y mientras le escupían, tomaron la caña y le daban golpes en su cabeza. Después de haberse burlando de él, le quitaron la túnica, le pusieron sus ropas y lo llevaron a crucificar.

Mt.27,29-31


Burla de Cristo
Tiziano
Saint Louis Art M.

Ecce Homo  Pilato volvió a salir fuera y les dijo: "Ved que os lo traigo para que sepáis que no encuentro en él culpa alguna. Salió entonces Jesús fuera llevando llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y les dijo: "¡Aquí tenéis al hombre!"

Ioh.19,4-5


Ecce Homo
Antonello da Messina
Palazzo Spinola


Ecce Homo
Jerónimo Bosch
Philadelphia


Ecce Homo
Jerónimo Bosch
Stadel Museum


Ecce Homo
Quentin Massys
Palazzo Ducale


Ecce Homo
Yañez de la Almedina
M. Bellas Artes Valencia


Ecce Homo
Tiziano
Kunst


Ecce Homo
Caravaggio
Palazzo Rosso

El Expolio Después de crucificarle se repartieron sus vestidos echándolos a suerte. Y quedaron sentados allí para custodiarle. 

Mt.27,35


El Expolio
El Greco
Catedral de Toledo

Camino del Calvario Cuando lo llevaban, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que venía de su granja, y la cargaron para que se la llevara detrás de Jesús. Les seguía una gran multitud que lloraban y se lamentaban por él.

 Lc.23,26-27


Cristo llevando la cruz
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


Cristo cargado con la cruz
Jerónimo Bosch
Kunst.hm


Cristo con la cruz a cuestas
Jerónimo Bosch
KSMgent


Cristo llevando la Cruz
Bergognone
National Gallery


Cristo cargado con la cruz
Boccaccino
National Gallery

 


Cristo llevando la cruz
Tiziano
Escuela San Roque


Caída camino Calvario
Rafael
Prado


Camino del Calvario
Rafael
National Gallery


Camino del Calvario
 
Jacopo Bassano 
National Gallery


Cristo con la Cruz
El Greco
Metropolitan


Subida al Calvario
G. Bazzani
Louvre

  
La Verónica "Una mujer, Verónica de nombre, se abre paso entre la muchedumbre, llevando un lienzo blanco plegado, con el que limpia piadosamente el rostro de Jesús. El Señor deja grabada su Santa Faz en las tres partes de ese velo. El rostro bienamado de Jesús, que había sonreído a los niños y se transfiguró de gloria en el Tabor, está ahora como oculto por el dolor. Pero este dolor es nuestra purificación; ese sudor y esa sangre que empañan y desdibujan sus facciones, nuestra limpieza". (San Josemaría. Via Crucis, VI Est.)

NO EVANGÉLICO


La Verónica
Hans Menling
National Gallery of Art


El velo de la Verónica
El Greco
Museo de Santa Cruz


El velo de la Verónica
Philippe de Champaigne
Brighton

MUERTE DE JESÚS 
María y las santas mujeres Había también unas mujeres que miraban desde lejos, entre las que estaba María Magdalena y María la madre de Santiago el Menor y de José, y Salomé, las cuales cuando estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén. 

Mc.15,40-41


María y las Santas mujeres
Juan de Borgoña
Louvre

La Dolorosa Estaban en pie junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y Maria Magdalena. Viendo Jesús a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora el discípulo la tomó consigo. 

Ioh.19,25-27


Virgen Dolorosa
Dirk Bouts
National Gallery


La Dolorosa
Paolo S. Leocadio
Prado


Virgen manos cerradas
Tiziano
Prado


Virgen Dolorosa
Philippe de Champaigne
Louvre


La Dolorosa
Murillo
Prado


La Dolorosa
José Camarón
Prado

El buen ladrón Uno de los ladrones crucificados le insultaba y decía: "¿Acaso no eres tú el Cristo? Sálvate a tu mismo y a nosotros". Pero el otro le reprendía diciendo: "¿Ni siquiera tú, que estás en el mismo suplicio, temes a Dios?" 

Lc.23,39-40


El Buen Ladrón
Tiziano
Pinacoteca N. Bolonia

Crucifixión y muerte de Jesús Jesús, dando entonces de nuevo un fuerte grito, entregó su espíritu. En ese momento, el velo del Templo se rasgó en dos partes, de arriba abajo; la tierra tembló y las rocas se quebraron; se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron. 

Mt.27,50-52


Crucifixión
Anónimo
Prado


Crucifixión
 
Barnaba da Modena 
Indianapolis Museum


 Crucifixión
Andrea da Firenze 
Sta. María Novella


Cristo entre dos ladrones
 
Fra Angélico 
M. de San Marcos


Crucifixión
P. Ucello
Metropolitan


Crucifixión
Masaccio
M. Capodimonte


Crucifixión
Jean Fouquet
Museo Condé


Cristo en la Cruz
Fra Carnavale
G.N. de la Marche


Crucifixión
Stockt
Prado


Le Calvaire
Giovanni Bellini
Louvre


Crucifixión
Carlo Crivelli
Pinacoteca Brera


Crucifixión 
Antonello da Messina 
National Gallery


Crucifixión
Andrea Mantegna
Louvre


Crucifixión
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


Crucifixión
Perugino
S.Agustín. Siena


Crucifixión
Juan de Flandes
Prado


Crucifixión
Quentin Massys
M. Mayer


Crucifixión
Grunewald
Unterlinden


Crucifixión
Yañez de la Almedina
Colección Privada


Crucifixión

A. Altdorfer 
Kassel


Crucifixión
Maestro Leyenda SC
Prado


Crucifixión
Tiziano
M. de El Escorial


Crucifixión
Rafael
National Gallery


Crucifixión
Bockstorfer
Catedral de Constanza


Crucifixión
Tintoretto
Scuola San Rocco


Crucifixión
 
Barocci 
Prado


Crucifixión
Campi
Prado


Crucifixión
El Greco
Prado


Crucifixión 
Hans von Aachen 
Dom Schatzkammer


Crucifixión
Pedro de Orrente
Prado


Crucifixión
Zurbarán
Art Institute


Cristo Crucificado
Velázquez
Prado


Crucifixión
A. Cano
Prado


Cristo en la Cruz
Philippe de Champaigne
N.G. of Canada


Crucifixión
Goya
Prado

   
Descendimiento Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por temor a los judíos, pidió a Pilato permiso para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato lo concedió, Fue, pues, y retiró el cuerpo de Jesús. Llegó también Nicodemo, el que antes había ido a él de noche, trayendo una mezcla de mirra y áloe, como de unas cien libras. 

 Ioh.19,38-39


Descendimiento
Roger van der Weyden
Prado


Descendimiento
Mabuse
Ermitage


Descendimiento
Rafael Sanzio
Galleria Borghese


Descendimiento  
Bacchiacca 
Galleria Uffizi


Descendimiento
Bauguin
C.Notre-Dame Luçon

 NO EVANGÉLICO


Cristo muerto
Philippe de Champaigne
Louvre

Piedad  Todos sus conocidos, así como las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, estaban contemplando a distancia estas cosas.

Lc.23,49


La Pietá de Villeneuve
E. Quarton
Louvre


Piedad
Jean Fouquet
Nouans-les-Fontaines


Piedad
Perugino
Uffici


Piedad
Carlo Crivelli
Pinacoteca Vaticana


La Piedad 
Fra Bartolommeo 
Palazzo Pitti


La Piedad
Tiziano
G. Academia Venecia


Pietá
El Greco
The Hispanic Society

Piedad con ángeles

 NO EVANGÉLICO


Cristo muerto con ángeles
Giovanni Bellini
National Gallery


Cristo Muerto 
Antonello da Messina
Prado


Cristo muerto con ángeles
Carlo Crivelli
National Gallery


Cristo Muerto
 
Marco Palmezzano 
Louvre

Lamentación  Al asegurarse por el centurión, entregó el cuerpo a José. Éste compró una sábana; lo bajó y lo envolvió en la sábana, lo puso en un sepulcro que estaba excavado en la roca y rodó una piedra a la puerta del sepulcro. María Magdalena y María la de José observaban donde era puesto.

Mc.15,45-47


Lamentación muerte Cristo
Giovanni Bellini
Galería de la Academia


Lamentación muerte Cristo
Carlo Crivelli
Museo Boston


Lamentación de Cristo
S. Botticelli
Alta Pinacoteca


Lamentación muerte Cristo
Perugino
Palazzo Pitti


Lamentación muerte Cristo
Bergognone
Budapest


Lamentación muerte Cristo 
Gerard David 
Art Institute Chicago


Lamentación muerte Cristo
Quentin Massys
M. Amberes


Entierro de Cristo
Tiziano
Prado


Lamentación muerte Cristo
José Ribera
National Gallery

Sepultura de Jesús Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea llamado José, que era también discípulo de Jesús. Este se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato ordenó que se lo dieran. Y José tomo el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en su propio sepulcro que era nuevo y lo había hecho excavar en la roca; y tras rodar una piedra grande a la puerta del sepulcro, se marchó. Estaban allí María Magdalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro. 

 Mt.27,57-61


Santo Entierro
Tiziano
Prado


Sepultura de Jesús
 
El Greco 
Alexander Museum


Entierro Cristo
 
Leandro Bassano 
Khm


El entierro de Cristo
Caravaggio
Museos Vaticanos


Sepultura de Jesús 
Badalocchio 
National Gallery

 
RESURRECCIÓN DE CRISTO
Resurrección Pasado el sábado, en la madrugada del primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María al ver el sepulcro. En esto se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor descendió del cielo y, acercándose, removió la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Los guardias llenos de miedo, se quedaron como muertos. 

Mt.28,1-4


Resurrección de Cristo
Giovanni Bellini
Staatliche Berlín


La Resurrección
Andrea Mantegna
M. de Tours


Resurrección de Cristo
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


Resurrección de Cristo
Bergognone
National Gallery of Art


Resurrección de Cristo
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Resurrección de Cristo
Tiziano
P. Ducale Urbino


Resurrección de Cristo
Rafael Sanzio
M. Arte Sao Paulo


La Resurrección
El Greco
Prado


Resurrección de Cristo
Maíno
Prado

Aparición a María Magdalena Jesús le dice:  "Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quien buscas?" Ella, pensando que era el hortelano, le dice: "Señor, si te lo has llevado tú, dime donde lo has puesto, y yo lo recogeré". Jesús le dice: "¡María!" Ella, volviéndose, le dice en hebreo: "¡Rabbuni!", que quiere decir "Maestro". 

Ioh.20,15-16


Noli me tangere  
Fra Angélico 
M. de San Marcos


Noli me tangere
 
Fra Bartolommeo 
Louvre


Noli me tangere  
Tiziano 
National Gallery


Noli me tangere
Correggio
Prado


Noli me tangere
Paolo Veronese
Museo Grenoble

Aparición a los discípulos Pasados ocho días, estaban otra vez dentro sus discípulos, y Tomás con ellos. Estando cerradas las puertas, se presentó Jesús en medio y dijo: "La paz sea con vosotros". Luego dijo a Tomás: Trae aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino fiel". Respondió Tomás: "¡Señor mío y Dios mío!". Jesús le dice: "Porque me has visto has creído. Bienaventurados los que sin ver creyeron".

Ioh.20,26-29


Incredulidad de Tomás
Caravaggio
Sanssouci

La Pesca Milagrosa Al amanecer, se presentó Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: "Muchachos, ¿tenéis algo que comer?" Le contestaron: "No". El les dijo: "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis" La echaron, y ya no podían sacarla por la cantidad de peces. El discípulo a quien Jesús amaba dijo entonces a Pedro: "¡Es el Señor!" Simón Pedro, al oír que era el Señor, se puso la tónica, pues estaba desnudo, y se echó al mar. 

Ioh.21,4-7


La Pesca Milagrosa
 
Konrad Witz
 
Museo Ginebra

Los discípulos de Emaús Estando a la mesa con ellos, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. Entonces se abrieron sus ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su presencia. Y se dijeron uno a otro: "¿No es verdad que nuestro corazón ardía dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?"  

Lc.24,30-32


Los peregrinos de Emaús
Tiziano
Louvre


La Cena de Emaús
 
Caravaggio 
National Gallery


La Cena de Emaús
Pedro de Orrente
Magyar Museum

 
Ascensión del Señor Así, el Señor Jesús, después de hablar con ellos, se elevó al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos partieron y predicaron por todas partes, colaborando el Señor y confirmando su palabra con las señales que le acompañaban.

Mc.16,19-20


La Ascensión de Cristo
Perugino
Museo Lyón


La Ascensión
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


La Ascensión de Cristo
Tintoretto
Scuola San Rocco

 
 HECHOS DE LOS APOSTOLES

CUADROS

 Pentecostés Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. Y sucedió que de repente, sobrevino del cielo un ruido huracanado que invadió toda la casa en la que estaban. Se les apareció como lenguas de fuego, que se distribuían y se posaban sobre cada uno de ellos. Y todos se llenaron del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu Santo les impulsaba a expresarse.

Act.2,1-4


Pentecostés 
Barnaba da Modena 
National Gallery


Descenso del Espíritu Santo
S. Botticelli
Birmingham


Pentecostés
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Pentecostés
Tiziano
B. Santa María de la Salud


Pentecostés
El Greco
Prado

Act.2,1-4


Pentecostés
Juan de Roelas
M.N. Escultura

 
Muerte de Safira Y sucedió que al cabo de unas tres horas entró su mujer, sin saber lo que había ocurrido. Pedro le preguntó: "Dime, ¿vendisteis el campo por tanto?" "Sí, por tanto". Y Pedro a ella: ¿Cómo os habéis puesto de acuerdo para tentar al Espíritu del Señor? Mira en la puerta los pies de los que enterraron a tu marido; ellos te llevarán a ti también. Al instante cayó a sus pies y expiró. Los jóvenes al entrar la encontraron muerta, y la llevaron a enterrar junto a su marido.

Act.5,7-10


Muerte de Safira
G. Bazzani
Allen Memorial Art

Martirio de Esteban Al oír esto, ardían de rabia en sus corazones y rechinaban los dientes contra él. Pero él, lleno del Espíritu Santo, mirando al cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: "Mirad, veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios". Entonces gritando con fuerza, se taparon los oídos y se arrojaron todos a una contra él, y sacándole fuera de la ciudad, lo apedrearon. Los testigos dejaron sus vestidos a los pies de un joven llamado Saulo.

Act.7,54-58


San Esteban
Giotto
Horne Museum


Lapidación S.Esteban
P. Ucello
Catedral Prato


San Esteban
Carlo Crivelli
National Gallery

Simón, el mago Pedro le respondió: "que tu dinero vaya a la perdición y tu con él, porque has pensado que el don de Dios se compra con dinero. No hay en esto parte ni herencia para ti, porque tu corazón no es recto ante Dios. Arrepiéntete, por tanto, de tu maldad y ruega al Señor a ver si se te perdona ese pensamiento de tu corazón, pues veo que estás sumido en la hiel de la amargura y en los lazos de la iniquidad. Simón respondió: "Rogad vosotros por mí al Señor para que no me ocurra nada de lo que habéis dicho".

Act.8,20-24


San Pedro y Simón el mago
Benozzo Gozzoli
Hampton Court

Conversión de Pablo Mientras tanto, Saulo, respirando todavía amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas. de Damasco, con el fin de que si encontraba algunos de los seguidores de este camino, hombre o mujeres, atados, los condujese a Jerusalén. Y cuando iba de camino, al aproximarse a Damasco, de repente lo envolvió de resplandor una luz del cielo. Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El respondió: "¿Quién eres Señor?" y él: "Yo soy Jesús, a quien tu persigues". Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que hay que hacer". 

Act.9,1-6


Conversión de San Pablo
Caravaggio
Palazzo Odescalchi Balbi


Conversión camino Damasco
Caravaggio
Santa María Popolo

Liberación de San Pedro Viendo que agradaba a los judíos, mandó detener también a Pedro - eran los días de los Azimos -, a quien después de prender, encarceló y mandó que lo custodiasen cuatro escuadras de cuatro soldados, con intención de hacerlo comparecer ante el pueblo pasada la Pascua. Pedro, en efecto, estaba custodiado en la cárcel, mientras la Iglesia oraba sin cesar a Dios por él. Cuando Herodes se disponía a hacerle comparecer, esa misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas, mientras los centinelas vigilaban en la puerta de la cárcel. En esto, se presentó el ángel del Señor, y el calabozo se llenó de luz; y golpeando a Pedro en el costado, lo despertó diciendo: "Levántate aprisa". Y cayeron las cadenas de las manos.

Act.12,3-7


Liberación de S. Pedro
Rafael
Museos Vaticanos

Primer viaje de Pablo Entonces Saulo, llamado también Pablo, lleno del Espíritu Santo, lo miró fijamente y le dijo: "Oh tú, lleno de todo engaño y todo fraude, hijo del Diablo, enemigo de toda justicia, ¿no acabarás de torcer todos los caminos rectos del Señor?.

Act.13,9-10


San Pablo
Andréi Rubliov
G. Tretyakov


San Pablo
Beccafumi
M. Opera Siena

Concilio de Jerusalén Toda la asamblea calló y escuchaba a Bernabé y a Pablo, que relataban las señales y los prodigios que Dios había hecho por medio de ellos entre los gentiles. Cuando ellos callaron, habló Santiago y dijo: "Hermanos, escuchadme. Simón ha contado como intervino Dios desde el principio para hacerse de entre los gentiles un pueblo para su nombre.

Act.15,12-14


San Pedro y San Pablo
Carlo Crivelli
Galería de la Academia


S. Pedro y  S. Pablo
El Greco
Ermitage

 ROMANOS

CUADROS

Saludo  Pablo, siervo de Jesucristo, apóstol por vocación, elegido para predicar el Evangelio de Dios, que de antemano había prometido por sus profetas en las Sagradas Escrituras, acerca de su Hijo, nacido de la estirpe de David según la carne.

Rm.1,1-3


San Pablo Apóstol
El Greco
Museo del Greco

 FILIPENSES

CUADROS

Adoración JHS  Por lo cual Dios lo exaltó y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los infiernos, y toda lengua confiese: "Jesús es Señor", para gloria de Dios Padre.

Fp.2,9-11


Adoración nombre Jesús
El Greco
Monasterio de San Lorenzo


Adoración nombre Jesús
Juan de Roelas
Universidad Sevilla

 COLONENSES

CUADROS

Saludo Final  Os saluda Lucas, el médico querido, y Demas 

Col.4,14


San Lucas
Simone Martini
Getty Museum


San Lucas
H. Limbourg
M. Condé


San Lucas
El Greco
Catedral Toledo

 1 PEDRO

CUADROS

Descenso a los Infiernos  Ya darán cuenta al que está preparado para juzgar a vivos. Por esta razón se ha evangelizado también, respecto de los muertos, que son juzgados ciertamente según los hombres en la carne, y que viven en cambio según Dios en el Espíritu.  

1 Pe.4,6


Descenso de Cristo al Limbo
 
Andrea da Firenze 
Sta. María Novella


Cristo en el Limbo
Benbenuto di Giovanni
National Gallery of Art


Descenso de Dristo
Beccafumi
Pinacoteca Siena


Las almas del Purgatorio
Philippe de Champaigne
M de Toulouse

 JUDAS

CUADROS

El arcángel San Miguel  De igual modo, éstos también, delirando, manchan su cuerpo, menosprecian el Señorío y blasfeman de las Glorias. Sin embargo, el arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo y le disputaba el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir contra él un juicio blasfemo, sino que dijo: "El Señor te reprenda". Pero éstos blasfeman incluso de las cosas que ignoran, y se corrompen en lo que conocen por instinto, como las bestias.  

Jda.8-10


El arcángel San Miguel
Anónimo
G. Tretyakov


El arcángel San Miguel
Guariento
Museo de Padua


El arcángel San Miguel
Andréi Rubliov
G. Tretyakov


El arcángel San Miguel
Perugino
National Gallery


Caída ángeles rebeldes
Beccafumi
Pinacoteca Siena

 APOCALIPSIS

CUADROS

Martirio de S. Juan  San Juan fue tomado prisionero en Éfeso, donde gozaba de gran prestigio y autoridad, y fue llevado a Roma para ser ejecutado de manera ejemplar. A la vista del venerable anciano el emperador se mostró insensible y lo condenó a ser arrojado vivo en aceite hirviendo. Conforme a la práctica judiciaria de entonces el Apóstol sufrió primero el suplicio de la flagelación, y luego fue introducido en la enorme vasca donde bullía el aceite. Pero ante la admiración de verdugos y populacho el aceite no lo quemaba, y continuaba ileso en la caldera. Este episodio sucedió alrededor del año 91 y la tradición lo coloca en las inmediaciones de la Puerta Latina, en los actuales Muros Aurelianos de Roma (Tertuliano De praescript 36). (R.P. Carlos M. Buela IVE. Crónicas de peregrinación a Grecia). 

Tradición


San Juan en la olla de aceite
Hans Fries
KunstBasel


Retablo de San Juan
Q. Massys
M. Amberes

Visión introductoria  Yo, Juan, vuestro hermano y copartícipe en la tribulación, en el reino y en la paciencia por Jesús, me encontraba en la isla que se llama Patmos, por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús. Entre en éxtasis un día de domingo y oí detrás de mí una voz fuerte como de trompeta, que decía: "Lo que estás viendo, escríbelo en un libro y envíalo a las siete Iglesias".  

Ap.1,9-11


San Juan en Patmos
Jean Fouquet
M. Condé


San Juan en Patmos
Jerónimo Bosch
Gemalgalerie Berlín


San Juan en Patmos
Pedro de Orrente
Prado


San Juan en Patmos
Velázquez
National Gallery

Paraíso.
La Virgen en el cielo
Quien tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venza, le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios. 

Ap.2,7


Coronación de la Virgen
Carlo Crivelli
Piinacoteca de Brera


Coronación de la Virgen
Rafael
Museos Vaticanos


La coronación de la Virgen
Tintoretto
Louvre


La coronación de la Virgen
Rottenhammer
National Gallery

 
Quinto Sello Tras haber abierto el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que dieron. Y clamaron con voz potente que decía: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, vas a dejar de juzgar y a vengar nuestra sangre de los habitantes de la tierra?". Y cada uno se le dio un vestido blanco, y se le dijo que esperasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y hermanos que morirían como ellos. 

Ap.6,9-11


Apertura quinto sello
El Greco
Metropolitan

Coronación de la Virgen   Apareció después en el cielo una gran señal; una mujer revestida de sol, con una luna bajo sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas; estaba encinta y clamaba con los dolores del parto, atormentada, a punto de dar a luz. 

Ap.12,1-2


Virgen, Apóstoles y Santos
 
Fra Angelico  
National Gallery


Coronación de la Virgen
El Greco
Prado

 
La Mujer y el dragón   Hubo luego una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles que luchaban contra el dragón. Pelearon el dragón y sus ángeles, pero no vencieron, y no quedó ya más lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado aquel dragón, la antigua serpiente que se llama Diablo y Satanás, que engaña al mundo universo; lanzado fue a la tierra, y sus ángeles fueron lanzados con él. 

Ap.12,7-9


San Miguel y el demonio
Rafael
Louvre

 
 El Juicio Final 

Ap.20,11-15


El Juicio Final 
Hans Memling 
Gdansk


El Juicio Final
Yañez de la Almedina
Fundación March

 
DOGMA STMA. TRINIDAD

CUADROS

Santísima Trinidad 

'Padre, no he venido a confesarme sino para que se me aclaren algunas dudas que me atormentan. Me turba, sobre todo, el misterio de la Santísima Trinidad'. El padre, con sencillas palabras, comenzó a disipar las dudas: "Hija, ¿quién puede comprender y explicar los misterios de Dios? Se llaman misterios precisamente porque no pueden ser comprendidos por nuestra pequeña inteligencia. Podemos formarnos alguna idea con ejemplos. ¿Has visto alguna  vez preparar la masa para hacer el pan? ¿qué hace el panadero? Toma la harina, la levadura y el agua. Son tres elementos distintos: la harina no es la levadura ni el agua; la levadura no es la harina ni el agua y el agua no es la harina ni la levadura. Se mezclan los tres elementos y se forma una sola sustancia. Por lo tanto, tres elementos distintos forman unidos una sola sustancia. Con esta masa se hacen tres panes que tienen la misma sustancia pero distintos en la forma el uno del otro. Eso es, tres panes distintos el uno del otro pero una única sustancia. Así se dice de Dios: Él es uno en la naturaleza, Trino en las personas iguales y distintas la una de la otra. El Padre no es el Hijo ni el Espíritu Santo; el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Son tres personas guales pero distintas. Sin embargo, son un solo Dios porque única e idéntica es la naturaleza de Dios". (San Pío Pietrelcina. Promociones Humanas A.C. Pág.12-13)


La Trinidad
A. Rublev
Gallery Tretyakov


La Trinidad
Masaccio
Sta. María Novella


La Gloria
Tiziano
Prado


La Trinidad
Beccafumi
Pinacoteca Siena


La Trinidad
El Greco
Prado


La Trinidad
José Ribera
Prado


Las dos Trinidades
Murillo
National Gallery

DOGMAS MARIANOS

CUADROS

1 Maternidad Divina  Porque no nació primeramente un hombre cualquiera, de la Santa Virgen, y luego descendió sobre él el Verbo; sino que, unido desde el seno materno, se dice que se sometió a nacimiento carnal, como quien hace suyo el nacimiento de la propia carne... De esta manera ellos (los Santos Padres) no tuvieron inconveniente en llamar Madre de Dios a la Santa Virgen, no ciertamente porque la naturaleza del Verbo o su divinidad hubiera tenido origen de la Santa Virgen, sino que, porque nació de ella el santo cuerpo dotado de alma racional, a la cual el Verbo se unió sustancialmente, se dice que el Verbo nació según la carne. (DS 251).


Myrrhovlytissa
Anónimo
M. de Aghiou Paviou


Hodeghetria
Anónimo
M. de Xenophontos


Gorgoepikoos
Anónimo
M. de Docheiariou


Antiphonetria
Anónimo
M. de Kostamonitou


Madonna Negra
Anónimo
Monasterio Jasna Góra


NS de Tijvin
Anónimo
Monasterio Tijvin


NS de Vladimir
Anónimo
G. Tretyakov


NS la Lactante
Anónimo
Monasterio Chelandariou


NS de Iviron
Anónimo
Monasterio de Iviron


Gorgoepikoos
Anónimo
Monasterio de Dochiariou


NS de Korsun
Anónimo
Russian Museum


NS de Kikkos
Anónimo
M. de Kikkos


NS de Acatisto
Anónimo
Monasterio Chelandariou


NS de Novgorod
Anónimo
C. Santa Sofía


NS del Don
Teófanes el griego
G. Tretyakov


NS de Vertograd
Anónimo
G. Tretyakov


NS de Kaluga
Anónimo
Catedral Kaluga


NS de Karachev
Anónimo
Monasterio de Karachev


NS de Valaam
Anónimo
Monasterio de Valaam


NS de Kolomenskoye
Anónimo
Kolomeskoye


NS de los Caminantes
Dionisius
G. Tretyakov


NS de Panagiya
Anónimo
G. Tretyakov


NS de Tolgsk
Anónimo
G. Tretyakov


NS de Liubiatovo
Anónimo
G. Tretyakov


NS de Vysotsky
Anónimo
G. Tretyakov


Pyrovolitheisa
Anónimo
M. de Vatopedi


Paramythia
Anónimo
M. de Vatopedi


Glykophilousa
Anónimo
M. de Filotheu

2 Virginidad de María  Si alguno no confiesa, de acuerdo con los Santos Padres, propiamente y según verdad por Madre de Dios a la Santa y siempre Virgen e intacta María, como quiera que concibió en los últimos tiempos sin semen por obra del Espíritu Santo al mismo Dios Verbo propia y verdaderamente, que antes que todos los siglos nació de Dios Padre, e incorruptiblemente la engendró, permaneciendo inviolada, aun después del parto, su virginidad, sea condenado. (DS 503).
En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de parte de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón llamado José, de la casa de David,, y el nombre de la Virgen era María.

Lc.1,26-27


Virgen de la Anunciación
Simone Martini
Ermitage


Virgen de la Anunciación 
Antonello da Messina 
Palazzo Abatelli

   
3 Asunción de la Virgen  Los santos Padres y grandes doctores, en las homilías y disertaciones dirigidas al pueblo en la fiesta de la Asunción de la Madre de Dios, hablan de este hecho como de algo ya conocido y aceptado por los fieles y lo explican con toda precisión, procurando, sobre todo, hacerles comprender que lo que se conmemora en esta festividad es no sólo el hecho de que el cuerpo sin vida de la Virgen María no estuvo sujeto a la corrupción, sino también su triunfo sobre la muerte y su glorificación en el cielo, a imitación de su Hijo único Jesucristo. (Pío XII. Munificentissimus Deus).


Asunción de la Virgen
Anónimo
G. Tretyakov


Asunción de la Virgen
Perugino
Uffici


Asunción de la Virgen
Bergognone
Metmuseum


Asunción de la Virgen
Tiziano
Santa María Gloriosa


Asunción de la Virgen
El Greco
Institute Art Chicago


Asunción de la Virgen
Juan de Roelas
M.N. Escultura


Asunción de la Virgen
Rubens
Royal Collections


Asunción de la Virgen
Philippe de Champaigne
Louvre

 
4 Inmaculada Concepción  Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. (Pío IX. Ineffabilis Deus).


Inmaculada
Crivelli
National Gallery


Inmaculada
El Greco
M. Santa Cruz


Inmaculada
Juan de Roelas
M.N. Escultura


Inmaculada
Rubens
Prado


Inmaculada
Zurbarán
Prado


Inmaculada
Velázquez
National Gallery


Inmaculada Venerables
Murillo
Prado


La Inmaculada Concepción
Rossi
Louvre


Inmaculada
Tiépolo
Prado


Inmaculada
Mengs
Louvre


Inmaculada
Goya
Prado

   
 TRADICION

CUADROS

San Lucas pintando a la Virgen  En la persona de San Lucas el icono encuentra su origen apostólico: al icono aquiropoeta se añaden los primeros iconos de la Virgen pintados por San Lucas. Nada nos ha quedado de sus obras pero los iconos llamados de San Lucas serían imágenes de sus antiguos prototipos desaparecidos. Diversos textos litúrgicos evocan el recuerdo de estos iconos. Cuando la Virgen aún vivía, San Lucas se habría consagrado un icono que recibió gracia y bendición de su modelo: ... El icono titulado San Lucas pintando el icono de la Virgen con el Niño nos relata este episodio de la vida del evangelista. El modelo clásico muestra al iconógrafo, pincel en mano, sentado ante el caballete sobre el que está colocado el icono de la Virgen con el Niño. Una concepción iconográfica más narrativa añade otros personajes a esta escenografía: la Virgen de pie lleva al hijo divino y posa para el pintor. Frente al caballete, Lucas recibe la inspiración de un ángel que le cubre con sus alas. (es.catholic.net).  

Tradición


San Lucas evangelista
Anónimo
Pskov Museum


San Lucas pintando Virgen
Mabuse
Kunsthistorisches


San Lucas pintando Virgen
Guercino
Nelson Atkins

Tránsito de la Virgen  El dogma de la Asunción de la Virgen no considera el tema de la muerte de la Virgen. En el cristianismo se habla de "Tránsito de María", en el que al final de sus días  en la tierra, su cuerpo fue directamente al cielo sin pasar por la muerte.  

NO EVANGÉLICO


Tránsito de la Virgen
A. Mantegna
Prado


Tránsito de la Virgen
Yañez de la Almedina
Catedral de Valencia


Muerte de la Virgen
Caravaggio
Louvre

Martirio de San Pedro  Según la tradición fue martirizado en Roma y crucificado hacia en el año 64-67. Fue enterrado en la Colina del Vaticano, donde el emperador Constantino mano construir la Basílica de San Pedro y San Pablo en el siglo IV. 

NO EVANGÉLICO


Martirio de San Pedro
Caravaggio
I. Santa María del Popolo

San Marcos San Marcos, según la tradición, predicó el Evangelio en Alejandría, donde organizó la Iglesia de dicha ciudad. Fue martirizado y asesinado en el año 68. 

NO EVANGÉLICO


San Marcos en Alejandría
Gentile Bellini
Pinacoteca Brera


San Marcos con Santos
Tiziano
B. Santa María de la Salud

Apariciones Virgen  Según una antigua tradición del siglo XIII, la Virgen María se apareció al Apóstol Santiago en Zaragoza sobre una columna o pilar. Santiago predicaba en España y la Virgen se le apareció para animarle y darle su bendición. 

NO EVANGÉLICO


Aparición a Santiago
Francisco Bayeu
National Gallery

 
Google Analytics 

Web en Construcción