La visitación es una obra de El Greco, realizada en 1609 durante su último período toledano. Se conserva en Dumbarton Oaks de Washington D. C. La pintura se realizó para la Capilla Oballe en la Iglesia de San Vicente en Toledo. Isabel de Oballe fundó la capilla que lleva su nombre. Al cretense se le encargó realizar «una ystoria de la uisitación de santa Isabel por ser el nombre de la fundadora, para lo que se a de fixar un zírculo adornado con su cornisa a la manera que está en Illescas». Se culminó en 1613. Fue pensado para ser enmarcado y fijado al techo por encima de la Virgen de la Inmaculada Concepción del altar mayor. La ubicación prevista explica la dramática perspectiva de la escena, la representación de curvas de la pista en que se encuentran, y la ausencia de una línea de horizonte. Parece que la pintura estaba originalmente dentro de un círculo, y que se ha cortado la tela a la izquierda y la derecha de la pintura. La escena muestra el encuentro de María, a la derecha, embarazada de Jesús , y su prima Isabel, que estaba en su sexto mes a la espera de que el niño que se convertiría en San Juan el Bautista. La reunión tuvo lugar en la entrada de la casa de Zacarías, esposo de Isabel. Se encuentran frente a una puerta manierista, simple y monumental. La pincelada es muy fuerte, según el canon tradicional de la Escuela veneciana, mientras que las tonalidades convierten esta obra en un conjunto de sublime delicadeza. En el cuadro El Greco sólo presenta formas, el color y la luz y la extraña cualidad del movimiento, del  encuentro de dos cuerpos celestes. Se ha comparado a menudo esta obra con la apertura del quinto sello, con referencia a la manipulación de las cortinas, el contorno irregular de María y de las luces blancas intermitentes en todas partes en la pintura.