El Apóstol Santiago el Mayor era hijo de Zebedeo, un pescador de Galilea, y hermano de San Juan Evangelista. Estaba en el círculo de los apóstoles  más cercanos a Cristo, y  está presente con Pedro y Juan en la Transfiguración del Señor, y de nuevo en la Oración en el Huerto, donde los mismos tres apóstoles están durmiendo mientras que Cristo oraba. Fue juzgado en Jerusalén en el año 44 y ejecutado por Herodes Agripa. El Greco representa a Santiago El Mayor como peregrino con el bastón. Los detalles de la cara y la barba están resueltos por medio de pinceladas pequeñas de color brillante, la mano izquierda que porta un bastón se sitúa en primer término logrando un gran dinamismo. El conjunto del Apostolado representa a los doce apóstoles acompañados por la imagen frontal de Cristo bendiciendo. Comprende trece lienzos con los apóstoles canónicos, salvo san Matías, e incluye a san Pablo. Se disponen, seis mirando hacia la derecha y seis mirando hacia la izquierda, centrados por la imagen de El Salvador. La procedencia original del Apostolado del Museo del Greco no está del todo clara. Hasta hace poco se creyó que procedía del Hospital de Santiago de Toledo, de donde habría pasado en 1848, tras la Desamortización, a la Iglesia de San Pedro Mártir y de ahí al Museo Provincial establecido en el Monasterio de San Juan de los Reyes. En los últimos tiempos se ha descubierto documentación según la cual los lienzos no habrían pertenecido al Hospital de Santiago, sino al Asilo de Pobres de San Sebastián fundado en 1834, donde habrían llegado por donación de Manuel Marceliano Rodríguez, cura párroco de la Iglesia mozárabe de San Lucas. En 1909, los lienzos pasaron al museo creado a iniciativa del marqués de la Vega Inclán y desde entonces forman parte de la colección estable. Santiago figura representado en la pintura, desde  alrededor del siglo diez. Según la tradición su misión evangelizadora en España se desarrolla después de la Ascensión de Cristo. En Zaragoza la Virgen se le apareció en una visión, sentada en una columna de jaspe, y le mandó construir una capilla en ese lugar, siendo el fundamento de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Después de la ejecución de Santiago, sus discípulos llevaron su cuerpo de vuelta a España y, fue enterrado en Santiago. Su tumba fue descubierta en el siglo noveno y el lugar fue llamado Santiago de Compostela. Un lugar de peregrinación desde el siglo once, siguiendo en importancia a Jerusalén y Roma.