INSTITUTO DE ESTUDIOS BÍBLICOS SAN MATEO
Omnia  in  gloriam  Dei  Facite

 

   09  Novena a la Inmaculada

 

 

C

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción: así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que por la gracia de Dios has sido elegida para ser Madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado.

Acordaos, Virgen Santísima, que habéis sido hecha Madre de Dios, no sólo para vuestra dignidad y gloría, sino también para salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acordaos que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a vuestra protección e implorado vuestro socorro, haya sido desamparado. No me dejéis, pues, a mi tampoco, porque si me dejáis me perderé; que yo tampoco quiero dejaros a vos, antes bien, cada día quiero crecer más en vuestra verdadera devoción.

Y alcanzadme principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte.  

Novena...

Oración final

 Os ruego, Madre mía Inmaculada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los efectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos.

Os pido, Inmaculada Madre, presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y la súplicas de vuestro castísimo Esposo San José, alcance estas gracias, y sobre todo la de amaros en este mundo todos los días de mi vida y eternamente en el cielo. 

Amén.

 

L I