Home S09.04

INSTITUTO DE ESTUDIOS BÍBLICOS SAN MATEO
Omnia  in  Gloriam  Dei  Facite
vera et una Trínitas, una et summa Deítas, sancta et una Unitas
(Difunde esta Web) 

Devocionario 09
Please, link this html page
http://www.iebsm.com/

 02 02 Cronológico 03 Autores 03 Papas 05 Doctores 07 Plan de Vida 09

Lectura de las Horas

Papel de los cristianos en la construcción de la paz

Vaticano II

Gaudium et spes 88-90

Los cristianos deben cooperar, con gusto y de corazón, en la edificación de un orden internacional en el que se respeten las legítimas libertades y se fomente una sincera fraternidad entre todos; y eso con tanta mayor razón cuanto más claramente se advierte que la mayor parte de la humanidad sufre todavía una extrema pobreza, has­ta tal punto que puede decirse que Cristo mismo, en la persona de los pobres, eleva su voz para solicitar la ca­ridad de sus discípulos. Que se evite, pues, el escándalo de que, mientras cier­tas naciones, cuya población es muchas veces en su mayo­ría cristiana, abundan en toda clase de bienes, otras, en cambio, se ven privadas de lo más indispensable y sufren a causa del hambre, de las enfermedades y de toda clase de miserias. El espíritu de pobreza y de caridad debe ser la gloria y el testimonio de la Iglesia de Cristo.  Hay que alabar y animar, por tanto, a aquellos cristia­nos, sobre todo a los jóvenes, que espontáneamente se ofrecen para ayudar a los demás hombres y naciones. Más aún, es deber de todo el pueblo de Dios, animado y guia­do por la palabra y el ejemplo de sus obispos, aliviar, según las posibilidades de cada uno, las miserias de nues­tro tiempo; y esto hay que hacerlo, como era costumbre en la antigua Iglesia, dando no solamente de los bienes superfluos, sino aun de los necesarios. El modo de recoger y distribuir lo necesario para las di­versas necesidades, sin que haya de ser rígida y unifor­memente ordenado, llévese a cabo, sin embargo, con toda solicitud en cada una de las diócesis, naciones e incluso en el plano universal, uniendo siempre que se crea con­veniente la colaboración de los católicos con la de los otros hermanos cristianos. En efecto, el espíritu de ca­ridad, lejos de prohibir el ejercicio ordenado y previsor de la acción social y caritativa, más bien lo exige. De aquí que sea necesario que quienes pretenden dedicarse al servicio de las naciones en vía de desarrollo sean oportunamente formados en instituciones especializadas. Por eso, la Iglesia debe estar siempre presente en la co­munidad de las naciones para fomentar o despertar la cooperación entre los hombres; y eso tanto por medio de sus órganos oficiales como por la colaboración sincera y plena de cada uno de los cristianos, colaboración que debe inspirarse en el único deseo de servir a todos. Este resultado se conseguirá mejor si los mismos fieles, en sus propios ambientes, conscientes de la propia res­ponsabilidad humana y cristiana, se esfuerzan por des­pertar el deseo de una generosa cooperación con la comunidad internacional. Dése a esto una especial importancia en la formación de los jóvenes, tanto en su formación religiosa como civil. Finalmente, es muy de desear que los católicos, para cumplir debidamente su deber en el seno de la comuni­dad internacional, se esfuercen por cooperar activa y po­sitivamente con sus hermanos separados, que como ellos profesan la caridad evangélica, y con todos aquellos otros hombres que están sedientos de verdadera paz.
 

Google Analytics 

En Construcción